18.9.09

Incidente de luna ...



Cierta noche dos amantes muy enamorados, para celebrar sus bodas de plata,paseaban por el boulevard de una ciudad lejana,bajo el claro de una inmensa luna llena...

Se besaban,entregados a su enèsima luna de miel,bajo un tilo,cuando una graciosa perrita pequinès,se detuvo en su carrera y los observò con mirada sorprendida.
Parecìa perdida,y su chalequito estaba sucio y roto.

La pareja se interesò en el bobo animalito,y èl se quitò el cinturòn para usarlo a modo de correa con la perrita,y la hizo bailar y hacer trucos divertidos.

Ya en el hotel,ella se acercò para revisar si la pequeña perra tenìa pulgas,pero al hacerlo dejò al descubierto su pecho,y bajo el rayito de luna que entraba por la ventana,la crucecita de plata que èl le habìa regalado en la reconciliaciòn,destellò delicada.

La perrita,al ver la cruz,lanzò un gemido lastimero,y zafandose de las manos de ella,con mordisquitos e histèricos ladridos,corriò por el piso,buscando una salida.

La ùnica fuè una ventana abierta,y por ahì saltò la perrita. Era,para su mala suerte,el piso 13,pero la bestiezuela nunca supo que eso le traerìa un pèsimo mal fario.

Los enamorados quedaron impactados por el mal gusto de lo ocurrido...no querìan ni asomarse a la ventana y tratando de olvidar el molesto incidente de su viaje,se entregaron a su cotidiana pasiòn.

Pasado un rato,tocaron a la puerta: era la policìa.

Deseban saber còmo habìa sido que la pareja lanzò desde su ventana a una enanita en cueros,portando sòlo un chalequito de circo que malamente le tapaba las tetitas,y con un cinturòn rodeàndole el cuello,enana que,aunque iba malherida, se diò a la fuga en cuanto viò la patrulla,corriendo a toda velocidad hacia la noche...

Los amantes fueron conminados a pagar una multa,pues esas anomalìas sexuales,o pràcticas circences,estaban totalmente prohibidas en esa ciudad,y si tener perro sin permiso estaba mal,tener un enanita domesticada para su perversa diversiòn era todavìa peor...

Pero la pareja,antes del amanecer,ya habìa hecho sus maletas y habìa subido al tren ave que los llevarìa a la siguiente ciudad de su tour lunamielero,y no pagaron ninguna multa.

Ahora cuando recuerdan el incidente,ambos no paran de reir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario