18.9.09

Mente al viento...






la que antaño
te perdìas en ensueños
dejando tus cabellos
brillantes de negro,
y la piel como un capullo
de melocotón,
y te hacìas vestidos
copiados de aquella época,
y escuchabas un preludio de Chopin
esperando un cumplir de promesas
que sòlo fueron vacìos en un espejo.

Ahora ya sabes
que hay seres que viven desde fuera,
seres que con sòlo ser tocados suponen que existen.

Y es que tù necesitas màs: quieres sabias manos
que atraviesen la piel de la que estàs hecha,
y conozcan màs allà,que la pura consistencia
de tu carne,sabias manos de amor y de conciencia
que lleguen al alma de tu rosa.

Te vives desde dentro.

Y tu mente ahora,vuela de otra forma,
cargada de experiencias inútiles, rica
en sospechas, rumores, fantasías mohosas,
rompiéndose bajo el filo del cuchillo
de la realidad.
En la plenitud de tu vida.

Excitada, colérica, tù, hija pura de las letras,
creces ya de otra forma.

Golpeando tu corazòn en el fregadero
bajo el chorro de agua caliente,
oyes a los ángeles recriminándote.
Hace sólo un mes te lo dijeron:
No seas crèdula.

La vez siguiente fue: Piensa....

Luego la arenilla,cada mañana,se te metiò
en los ojos:
Porque una mujer que piensa
duerme con monstruos.

Eras la chica más suave,
en parte valiente y en parte buena,
que luchó contra lo que apenas comprendía
mientras un cuchillo se oxidaba en su espalda.

Pero ahora perteneces a esa raza estafada
que el dolor acaricia en los andenes.
Medio mundo de engaño conociste
y el resto fue mentira.
Has llegado hasta aquí
huyendo de mil días
que pasaron de largo.
Te ha llevado mucho tiempo llegar.

Mente al viento, te veo zambullirte
desafiante, moviéndote por las corrientes,
bañada por la luz de mil dudas
mientras las viejas confituras
hierven y se pudren.

Suspendida, temblando e insatisfecha, frente
a las puertas abiertas,de esa jaula de jaulas,
tú, pájaro, tú, inmòvil en la encrucijada,
ante las enormes dudas,
escribes,como deshojando margaritas,
y con ojos férreos y pico
y resuelta como un pájaro,
limpiándo todo el trasero
sucio y cotidiano de la vida,
con palabras-escobetas
y verbos-agua.

Porque lo sabes:
excepto escribir,
y amar desde dentro,
lo demàs son derrotas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario