27.10.09

Deslealtad...

Si la lealtad es cosa de perros,
la deslealtad es asunto de cerdos,
que por tragar màs son capaces de comer
excrementos o devorar a sus propios colegas...


..Y asì fuè que vino la desfachatèz
y echó abajo la puerta
de todos los hipòcritas
silencios anteriores
-como si fuera una gracia-.
Yo tendí la mano
y tratè de anudar los hilos.
Tal vez no debì abrir
ni una rendija
a las vulgares mentiras
ni debì tender mi mano
a la alimaña:
Nunca fue posible
borrar aquel momento
en que la deslealtad
artera y por la espalda
-como si fuera una gracia-
me mostrò lo màs ruìn
de lo que se autonombra "humano"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario