11.11.09

La fiesta prohibida...


Màs que una persona,era sòlo un estado de ànimo: si se decìa su nombre,una puerta se abrìa hacia alguna parte oscura,curiosamente,como en un laberinto.
Exigìa mucho respeto,pues se creìa perfecto,y sin carencias,sin pasado,sin materia,sin sustancia ni polvo,era demasiado gaseoso,casi como una mentira.
Tenìa la facultad de ser doble,con ese atributo de la milenaria hipocresìa,y mantenìa una cautela enorme cuando los demàs tenìan la tibieza de las confidencias:
èl no,èl se mantenìa en espectante silencio,cuidadoso,pues podrìa escapàrsele un gesto fatal,la màs mìnima equivocaciòn,y surgirìa la impertinente verdad. Ese era su secreto muy bien escondido.
Muy pocas veces,al verse en un espejo al paso,se asustaba al ver aparecer su verdadero rostro,que era tan impreciso,como la muerte de algo muy lindo,como el hueco de una fosa,como como cuando te asomas a una cloaca,era algo difuso,oscuro,nada que ver con el cuidado constante de su maquillaje,con la sòlidez de su personaje,con su planeadìsima puesta en escena cotidiana.
Era un manojo de estrategias bien diseñadas para hacer creer a los otros,ante cualquier signo imprerceptible de algo verdadero en èl,que sòlo eran juegos de sus imaginaciones,o sospechas infundadas,porque èl era un tìo tan mentirosamete irreprochable que tomaba como un agravio si alguno se llegaba a enterar de que era un farsante.

Una vez quiso acudir a esa fiesta que es legado de los dioses,con su careta de risa franca y un poco de delineador en el rabillo de sus ojos,como si fuera un vestigio de alguna làgrima emotiva y pura.
Lo sabìa desde el asombro de las palabras y el acontecer prodigioso de los sentimientos,lo supo desde el principio,cuando iniciò la turbia y densa espiral de irrealidades como un juego.

Desde su cubil,rompiò el prestigio inviolable de los sueños,y creyèndo merecer un alma virginal tallada en cristal vivo,llegò a la fiesta de la dicha perfecta:
Pero le fuè vedada y se le prohibiò la entrada.
Porque en las fiestas del alma no se admiten hipòcritas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario