11.11.09

Un rayo...


Al tener miedo a odiar
logrè ver otra luz por las ventanas.
Las escamas de los sueños giraron
y el aire erosionò las mejores palabras
(Yo ya era hasta mala).
Mis ojos engañados de siempre,
se fatigaron de tanta fàbula:
Mentìa la nube,la luz mentìa.
El terco azul de mi ignorancia
puso en alas de fuego,
en mùsica,en gotas de luz y de ternura,
el engañoso rostro de la nada,
que ni siquiera alcanzò mi odio,
porque estàba màs abajo.
No fuè la tristeza por lo ajeno,
ni el dolor de las promesas incumplidas,
ni los ideales deshechos.
Fuè algo màs tremendo y màs grande,
algo que crecìa desde el tuètano de los huesos
y que quizà se llame vida.
Porque vivir es triste:
vivir es una daga que se lleva clavada en la espalda.
Duele abrir los ojos todas las mañanas
y encararse con las cosas que conozco y no entiendo.
Y duele dormirme todas las noches
y no haberme respondido a nada.
(...Porque nada tiene respuesta).

Pero han pasado algunas cosas:
Por lo pronto el tiempo va cosiendo mi mirada,
y un rayo ha perfumado ferozmente la casa.
Eso me ha causado sed y prisa
por golpear con el hueso de una flor
las tinieblas,
porque vì en en ese momento
que todos,
algùn dìa,
nos venimos abajo...

Sì:
Hay un àrbol quemado y posteriormente talado
en esta historia.
Contemplo el cielo pero no hay màs señales.
Es el amanecer o es el ocaso?

Murió la araña que vivìa en el àrbol y que medía el tiempo,
pero quedò sin daño el viejo muro:
El terco azul de mi ignorancia
Lo pintarà de nuevo y sembrarè
a su lado un pequeño saùco,
y nacerà,seguramente,
una nueva familia de sombras:
deseos,piedras,cielo a jirones,
aves huyendo.
Una nueva mañana,un rìo joven,
sin ira,sin daño.
Un mañana distinto,
sin colores falsos,
para poner mis àngeles,
para pasear por mis calles
y para sembrar un nuevo àrbol.
Ahora los rayos no me asustan tanto
porque la luz me alza.
Ahora ya no pueden confundirme con embustes:
Soy la inocencia recobrada.
Rìanse,
los dueños de las dagas en mi esplada...
ríanse,
arañas que me tejen la mortaja...
ríanse de mi estupidèz
que ahora ya, a mí también,
esta historia tan chistosa,carajo,
me hace mucha gracia...


No hay comentarios:

Publicar un comentario