8.12.09

El Tragaldabas...









No importa si me roba,porque yo tengo mi tirachinas rojo y mi gato gris ocelote y soy valiente para aguantarme el hambre.

A mi el Tragaldabas no me hace nada y se me esconde. De noche se oye como sube a las higueras y acaba con todos los higos,y los pàjaritos tambièn,si los agarra dormidos porque si estàn despiertos,vuelan. Es feo el Tragaldabas,con uñas de aluminio y muy rollizo. Tiene un bigote grande de abrelatas,y su panza enorme hace un chirrido de metal al caminar,por todas las tuercas,tornillos,cerrojos y aldabas que se ha tragado y no ha digerido.

En el cole asalta las loncheras y se come los almuerzos de los niños.
Mis tapitas se las ha zampado. Mis tapitas no les gustan a los niños,porque dicen que son comida gachupina y prefieren comer tortas mexicanas de guisadito picante que huelen bastante bien. Mamà me hace a mi tapitas que tambien huelen bastante bien con tomate,aceite de oliva y embutidos de ultramar o quesito que el abuelo nos manda desde Barna ,y por no tener picante y ser gachupin no les gusta mi almuerzo a los niños porque no les gustan los gachupines por ser muy abusivos como el Tragaldabas.
Pero a mi si me gustan mucho mucho las tapitas que me hace mamà porque tienen buen sabor y huelen bastante bien,y tambièn le gustan mucho mucho al tragaldabas que se lo come todito a escondidas y ni unas miguitas me deja.
Cuando voy por mi lonchera de metal con dibujos de Kitti,ya està abierta y el tragaldabas se ha comido mis tapitas de jamòn y quesito con tomate y aceitunas.
A veces tambièn mamà hace de pescado y pone dulce de leche y panelets,pero todo se lo traga el tragaldabas,la naranja tambièn y mi gansito de chocolate.
Y yo me quedo con mucha hambre y por eso da sueño y aburre el cole o da miedo.
Entonces para que no me dè miedo,papà me ha dado el tirachinas rojo y me ha enseñado a tirar con punterìa,y a esperarme mucho rato calladita sin moverme como si fuera una piedra,para cazar al tragaldabas y me da vitaminas y mucha fruta rica y leche a fuerzas para que no me de anemia porque mi papà es mèdico y no hay dinero que le alcance porque somos muchos y de buen comer mis hermanos,yo y ahora el tragaldabas, y el gato gris ocelote.
Y Abuelita me ha dicho en su carta que mi familia no es gachupina sino catalana y que el Tragaldabas tampoco es gachupin sino que es etarra,pero que en Barcelona ha hecho fama de comerse todo todito con sal y sin sal,crudo y cocido,fresco y acedo,y se come desde una hormiga,hasta un buey,y que una vez tenìa tal hambre que acabò con todo el puchero para alimentar a un batallòn de 40 soldados franquistas en una taberna vasca,y les tuvieron que dar a esos soldados en vez de sopa,cocido de calcetines (que risa),y por eso el Tragaldabas tuvo que huir de ellos y refugiarse en Tamaulipas como mi papà,que tambièn es de buen comer...Y ese es el problema del Tragaldabas que no es malo sino tragòn...por hambre hace eso,pobrecillo.
Pero se asusta con los tirachinas rojos y con los gatos gris ocelote y con las niñas valientes.
Por eso mi hermano Alo me ha traido al gato gris ocelote que se sube al tejado a vigilar que el tragaldabas no entre a la casa y robe en la alacena y caza muchos ratones que luego de que los remata pobrecitos me los regala por cariño porque ese gato gris ocelote prefiere comer sardinas de Barcelona en latitas de ultramar y se relame con la comida gachupina.
La maestra le ha inventado a mamà la excusa de que yo tengo la culpa porque le regalo mi almuerzo a los niños. Pero yo no he hecho eso,ymamà y mi hermano Alo no le han creìdo y èl se ha quedado a vigilar mi almuerzo trepado en la higuera que està afuera del cole,mucho rato calladito sin moverse como si fuera una piedra con los prismàticos de papà, mientras a mi me daban clase de deportes en el patio.
Y ha descubierto que los niños de mi grupo mentìan porque si les gusta la comida gachupina de mi loncherita de Kitti. a pesar de no tener picante mexicano y es por trampa que no me avisan cuando llega el Tragaldabas a robar mi almuerzo y como yo tengo 4 años y ellos 8 no me doy cuenta de nada...
Asì que por ello,es que se le ha ocurrido a Alo guardar en mi lonchera un gran banquete sorpresa para que lo coma el Tragaldabas,y me deje mis tapitas del almuerzo en paz y pueda yo comer algo en el recreo porque hambre si que da...
Y Alo, al dìa siguiente a la hora del recreo me llevò mi almuerzo de tapitas que me hizo mamà en una bolsita de papel,y oìmos como los niños y la maestra han gritado aterrados,quizà porque han visto al Tragaldabas devorando el banquetazo de los ratones moribundos que el gato gris ocelote me ha dado de regalo y que Alo metio desde la mañana a mi lonchera de Kitti- sazonados con piquìn y sal de ajo-, y les debiò dar muchìsimo muchìsimo repelùz y mal rollito a los niños verlo almorzar,porque ese Tragaldabas si que debe tragar con un apetito monstruoso,y como es feo y rollizo ...
Y esa ha sido la ùltima noticia que se supo del Tragaldabas en el cole,y es que seguro se fuè lejos muy muy lejos a Bilbao a una taberna vasca con los amigos de mi papà a comer puchero de calcetìn aunque sea, porque dijo mi abuelita en su carta: "Al Tragaldabas le duele mucho la tripa en esas tierras de tramposos que le ponen piquìn a los almuerzos, porque le sientan pèsimo los ratones 'picositos'..."
...Pobrecillo.

Bailar...


Desnuda está la acera mojada
a la intemperie marina
bajo una luna extraña...


Y de pronto
bailas
sobre el resquicio
que sostiene entre hilos y armonía
la noche
...y cantas
con una voz
de ojos cerrados,
abriendo las matutinas ventanas
de las almas
Y los pies,
ya que no tenemos alas,
bastan:
los pies que danzan
y que no acaban
de recorrer el mundo.
Por praderas en flor
corren los pies ligeros,
dejando su huella
en la húmeda arena,
buscan perdidos senderos,
hollan las duras aceras
de las ciudades
y suben por escaleras
que no saben a donde llegan...


No se de donde eres
viento que me lleva
por la cintura,
o suspiro que me consuela,
o aire que acompasadamente
mueve mi pecho
y alienta
mi invisible vuelo.
Yo soy apenas
la planta que se estremece
por la brisa,
el sumiso instrumento,
la grácil flauta
que resuena
por un soplo de viento.
La mùsica es un segundo
de luz y paraìso
que cruza a tientas
el camino de la luna
sobre una lluvia càlida
con bemoles de alegrìa
que rodarà entre la hierba
donde nuestros pies
sin raìces se derraman
en vuelo libre
bailando...

Silencioso y sonriente...




Me levanté sin que se dieran cuenta
y salí sin hacerme notar...


Había estado todo el día entre ellos, intentando
hacerme oír,procurando decirles
lo que me habían encargado unos indigentes.
Pero el recado que me dieron
no les interesò en lo màs mìnimo...
El humo,la música, el ruido de las risas y de los egos -estallaban como globos en el aire-,y eran más fuertes que mi voz.
Cansada
de mi trabajo inútil,me levanté,abrí la puerta y salí
del hermosìsimo lugar
con mi absurdo còdigo de ètica bajo el brazo.
Desde la calle miré por la ventana:
nadie había advertido mi ausencia
(sòlo me viò el traidor que,acobardado, fingiò mirar hacia otro lado).

Caminé.

Volví el rostro:
...y sòlo usted me seguía,silencioso y sonriente,
con un còdigo de ètica
similar al mìo,
en sus manos...

Un pedazo de cielo...


...Hay gente que con solo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con solo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otras zonas,
nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con solo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
que con solo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca
llega a todos los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina
hay gente que es así, tan necesaria...

H. Lima Quintana



Una extraña...

Viene una
de lejos
con un idioma
que quizá encierra
una guitarra
o el relincho de la yegua
o el piar
de los jóvenes mirlos negros
o también el silencio inmenso
de los bosques.
Viene una de lejos
con movimientos torpes
o quizá cansados
y llueve
por tanto vístela caliente
...también puede ser
que tenga fuego bajo las suelas
(quizá cabalgó
sobre un meteoro)
por tanto no la riñas
si acaso tu alfombra
acribillada quema....

Una extraña lleva siempre
su patria bajo el brazo
como una huérfana
una que quizá nada,
nada busca sino un beso
...o una tumba.

La conspiraciòn...


La conspiraciòn lo abarcaba todo, y èl conocìa cada ramificaciòn, cada influencia.
Le llevò meses de investigaciòn por Internet descubrir todas las conexiones y las sutiles redes de control que la conspiraciòn tenìa en cada centro de poder.

No habìa decisiòn que se tomara, ya fuera en la càmara de diputados o en el sindicato de la universidad, que no respondiera a un motivo oculto, a un propòsito ùltimo conocido por muy pocos.

Le faltaba sòlo una pieza para completar el rompecabezas: la persona que manejaba todos los hilos.
Hasta que un dìa, revolviendo los cajones de su esposa... hallò la respuesta...
Pero de nada le sirviò saberlo,porque le faltò el valor para dejar de ser su tìtere...

Tentaciòn...





La tentación...
se llama amor
...o chocolate.

Es pèsima la adicciòn.
Sin paliativos.

Y si algún mèdico, brujo o alquimista
supiera de mi mal...
capàz sería
de mirar toda la vida por curarme.
Pues tan sólo una droga,
con su cárcel
de olvido me salva de la otra.
Y así, una vez más, serìa el conflicto:
O me come el amor...
o me muero esta noche de bombones...

4.12.09

Porquè escribir...?



Porque...
...porque...
porque
el fantasma...
.... porque ayer...
.... porque hoy
porque mañana....
...porque sí
porque no...
...Porque el principio porque la bestia porque el fin
porque el bosque porque el medio porque el jardín
Porque el quijote porque la tierra porque el sol
porque el verano porque la luna porque sartre
porque el insecto porque la herida porque la flor
Porque el mar porque la sangre porque el papel
porque la carne porque la tinta porque la piel
Porque la noche porque el sexo porque la luz
porque el infierno porque el cielo porque el dolor
Porque dios porque nada porque la sed
porque las risas porque lo injusto porque volar
porque la pluma porque el verbo porque soñè
porque la lluvia porque el grito porque no sé
Porque la muerte porque apenas porque la idea
porque algún día porque todos porque quizás...

Los listos...


Ahì pasan los listos...

Siempre de prisa, alertas, husmeando
la màs leve oportunidad de poner a prueba
sus talentos, sus mañas,
su destreza al parecer sin lìmites.
Vienen, van, se reùnen, discuten, parten.
Sonrientes regresan con renovadas fuerzas.
Piensan que han logrado convencer,
tornan a sonreìr, nos ponen las manos
sobre los hombros, nos protegen, nos halagan,
despliegan diligentes su abanico de promesas
y de nuevo se esfuman como vinieron,
con su aura de inocencia satisfecha
que los denuncia a leguas.
Jamàs aceptaràn que a nadie persuadieron.
Porque cruzan por la vida sin haber visto nada,
sin dudas ni perplejidades.
Su misma certeza los aniquila.
Pero, a su vez, tambièn sus vìctimas suelen olvidarlos, confundirlos en la memoria
con otros listos, sus hermanos, tan semejantes, tan de prisa siempre,
tratando de ocultar a todas luces el exiguo torbellino que los alienta a guisa de corazòn.
Todo cuidado, toda prudencia,en nada vale con ellos,ni viene a cuento.

Su efìmera empresa de tomarnos el pelo, al final,ningùn daño logra hacernos.

Los listos, os aseguro, son inofensivos.
Es màs, cuando me pregunto adònde iràn los listos cuando mueren,
me viene la sospecha de si el limbo no fue creado tambièn para acogerlos,
sosegarlos y permitirles rumiar, por una eternidad prescrita desde lo alto,
la inùtil madeja de su inocua cuquerìa.
Ignoremos a los listos y dejèmoslos transitar al margen de nuestros asuntos
y de nuestra natural compasiòn a mejores fines destinada.
De los listos no se dice una palabra en el Sermòn de la Montaña.
Esta advertencia del Señor, deberìa bastarnos.


Ãlvaro Mutis.

3.12.09

La flor del Oge...







–Has rozado con tu despreciable cuerno mi sagrada flor de Oge –dijo el sapo...

El unicornio, que sólo pastaba, alzó la testa sorprendido.

–Perdonad, noble sapito, desconocía la sacralidad de estas flores...

El sapo, indignado, replicó,señalando un mìnusculo churrito marròn y maloliente en el lodo:

–Estúpido animal mitológico. –La flor sagrada del Oge sòlo nace de mis excrementos...entiendes? Es parte de mi mismo,es mi obra,equino inùtil!

-El unicornio,confuso,se retrajo timidamente...

Exasperado,inflandose,el sapo,le dijo:

-Acaso quieres pisar alguna otra de mis flores de Oge,torpe animal inexistente???
-No,perdona...no quise incomodarte-musitò el unicornio...

El sapo,hecho una fierecilla neurastènica,le dijo fuera de sì:

-Desaparece de mi vista,maldito caballo cornudo!!!
El unicornio,abrumado,triste,no sabìa que hacer,y diò unos pasos para alejarse del estanque.
Pero sus làgrimas cayeron cerca del sapo,iluminando el agua como si fueran diamantes.
Y el sapo,furioso por eso, concentrándose mucho, se inflò màs, cerró los ojos y gritó:

–Ah,me quieres hacer sentir un ser mìnimo con tus asquerosas làgrimas virtuales?

El unicornio negò,asustado y su inocencia lo hizo brillar màs.

El sapo,furibundo,se inflò muchìsimo y gritò enrabietadìsmo:
-Deja de hacerme sentir tan insignificante,maldito potro de mentiras!!! Desaparece ya de mi vista,torpe ser estorboso!!

Y en ese momento,el unicornio,sorprendido,viò como el sapo reventaba como un globito en el aire, con un patètico "plop"...