8.12.09

El Tragaldabas...









No importa si me roba,porque yo tengo mi tirachinas rojo y mi gato gris ocelote y soy valiente para aguantarme el hambre.

A mi el Tragaldabas no me hace nada y se me esconde. De noche se oye como sube a las higueras y acaba con todos los higos,y los pàjaritos tambièn,si los agarra dormidos porque si estàn despiertos,vuelan. Es feo el Tragaldabas,con uñas de aluminio y muy rollizo. Tiene un bigote grande de abrelatas,y su panza enorme hace un chirrido de metal al caminar,por todas las tuercas,tornillos,cerrojos y aldabas que se ha tragado y no ha digerido.

En el cole asalta las loncheras y se come los almuerzos de los niños.
Mis tapitas se las ha zampado. Mis tapitas no les gustan a los niños,porque dicen que son comida gachupina y prefieren comer tortas mexicanas de guisadito picante que huelen bastante bien. Mamà me hace a mi tapitas que tambien huelen bastante bien con tomate,aceite de oliva y embutidos de ultramar o quesito que el abuelo nos manda desde Barna ,y por no tener picante y ser gachupin no les gusta mi almuerzo a los niños porque no les gustan los gachupines por ser muy abusivos como el Tragaldabas.
Pero a mi si me gustan mucho mucho las tapitas que me hace mamà porque tienen buen sabor y huelen bastante bien,y tambièn le gustan mucho mucho al tragaldabas que se lo come todito a escondidas y ni unas miguitas me deja.
Cuando voy por mi lonchera de metal con dibujos de Kitti,ya està abierta y el tragaldabas se ha comido mis tapitas de jamòn y quesito con tomate y aceitunas.
A veces tambièn mamà hace de pescado y pone dulce de leche y panelets,pero todo se lo traga el tragaldabas,la naranja tambièn y mi gansito de chocolate.
Y yo me quedo con mucha hambre y por eso da sueño y aburre el cole o da miedo.
Entonces para que no me dè miedo,papà me ha dado el tirachinas rojo y me ha enseñado a tirar con punterìa,y a esperarme mucho rato calladita sin moverme como si fuera una piedra,para cazar al tragaldabas y me da vitaminas y mucha fruta rica y leche a fuerzas para que no me de anemia porque mi papà es mèdico y no hay dinero que le alcance porque somos muchos y de buen comer mis hermanos,yo y ahora el tragaldabas, y el gato gris ocelote.
Y Abuelita me ha dicho en su carta que mi familia no es gachupina sino catalana y que el Tragaldabas tampoco es gachupin sino que es etarra,pero que en Barcelona ha hecho fama de comerse todo todito con sal y sin sal,crudo y cocido,fresco y acedo,y se come desde una hormiga,hasta un buey,y que una vez tenìa tal hambre que acabò con todo el puchero para alimentar a un batallòn de 40 soldados franquistas en una taberna vasca,y les tuvieron que dar a esos soldados en vez de sopa,cocido de calcetines (que risa),y por eso el Tragaldabas tuvo que huir de ellos y refugiarse en Tamaulipas como mi papà,que tambièn es de buen comer...Y ese es el problema del Tragaldabas que no es malo sino tragòn...por hambre hace eso,pobrecillo.
Pero se asusta con los tirachinas rojos y con los gatos gris ocelote y con las niñas valientes.
Por eso mi hermano Alo me ha traido al gato gris ocelote que se sube al tejado a vigilar que el tragaldabas no entre a la casa y robe en la alacena y caza muchos ratones que luego de que los remata pobrecitos me los regala por cariño porque ese gato gris ocelote prefiere comer sardinas de Barcelona en latitas de ultramar y se relame con la comida gachupina.
La maestra le ha inventado a mamà la excusa de que yo tengo la culpa porque le regalo mi almuerzo a los niños. Pero yo no he hecho eso,ymamà y mi hermano Alo no le han creìdo y èl se ha quedado a vigilar mi almuerzo trepado en la higuera que està afuera del cole,mucho rato calladito sin moverse como si fuera una piedra con los prismàticos de papà, mientras a mi me daban clase de deportes en el patio.
Y ha descubierto que los niños de mi grupo mentìan porque si les gusta la comida gachupina de mi loncherita de Kitti. a pesar de no tener picante mexicano y es por trampa que no me avisan cuando llega el Tragaldabas a robar mi almuerzo y como yo tengo 4 años y ellos 8 no me doy cuenta de nada...
Asì que por ello,es que se le ha ocurrido a Alo guardar en mi lonchera un gran banquete sorpresa para que lo coma el Tragaldabas,y me deje mis tapitas del almuerzo en paz y pueda yo comer algo en el recreo porque hambre si que da...
Y Alo, al dìa siguiente a la hora del recreo me llevò mi almuerzo de tapitas que me hizo mamà en una bolsita de papel,y oìmos como los niños y la maestra han gritado aterrados,quizà porque han visto al Tragaldabas devorando el banquetazo de los ratones moribundos que el gato gris ocelote me ha dado de regalo y que Alo metio desde la mañana a mi lonchera de Kitti- sazonados con piquìn y sal de ajo-, y les debiò dar muchìsimo muchìsimo repelùz y mal rollito a los niños verlo almorzar,porque ese Tragaldabas si que debe tragar con un apetito monstruoso,y como es feo y rollizo ...
Y esa ha sido la ùltima noticia que se supo del Tragaldabas en el cole,y es que seguro se fuè lejos muy muy lejos a Bilbao a una taberna vasca con los amigos de mi papà a comer puchero de calcetìn aunque sea, porque dijo mi abuelita en su carta: "Al Tragaldabas le duele mucho la tripa en esas tierras de tramposos que le ponen piquìn a los almuerzos, porque le sientan pèsimo los ratones 'picositos'..."
...Pobrecillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario