3.12.09

La flor del Oge...







–Has rozado con tu despreciable cuerno mi sagrada flor de Oge –dijo el sapo...

El unicornio, que sólo pastaba, alzó la testa sorprendido.

–Perdonad, noble sapito, desconocía la sacralidad de estas flores...

El sapo, indignado, replicó,señalando un mìnusculo churrito marròn y maloliente en el lodo:

–Estúpido animal mitológico. –La flor sagrada del Oge sòlo nace de mis excrementos...entiendes? Es parte de mi mismo,es mi obra,equino inùtil!

-El unicornio,confuso,se retrajo timidamente...

Exasperado,inflandose,el sapo,le dijo:

-Acaso quieres pisar alguna otra de mis flores de Oge,torpe animal inexistente???
-No,perdona...no quise incomodarte-musitò el unicornio...

El sapo,hecho una fierecilla neurastènica,le dijo fuera de sì:

-Desaparece de mi vista,maldito caballo cornudo!!!
El unicornio,abrumado,triste,no sabìa que hacer,y diò unos pasos para alejarse del estanque.
Pero sus làgrimas cayeron cerca del sapo,iluminando el agua como si fueran diamantes.
Y el sapo,furioso por eso, concentrándose mucho, se inflò màs, cerró los ojos y gritó:

–Ah,me quieres hacer sentir un ser mìnimo con tus asquerosas làgrimas virtuales?

El unicornio negò,asustado y su inocencia lo hizo brillar màs.

El sapo,furibundo,se inflò muchìsimo y gritò enrabietadìsmo:
-Deja de hacerme sentir tan insignificante,maldito potro de mentiras!!! Desaparece ya de mi vista,torpe ser estorboso!!

Y en ese momento,el unicornio,sorprendido,viò como el sapo reventaba como un globito en el aire, con un patètico "plop"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario