19.2.10

Tango...


(...Un sujeto de aspecto salvaje aborda mi casa y, machete en mano, me exige con voz rasposa y cruel,que escriba un cuento de traiciones.Lo ignoro y, según suelo hacer los domingos, escribo esta sencilla historia de amor...)

Ella canta un tango sobre las noches solitarias que se le han vuelto largas conversaciones con estrellas.
El hombre que le compra flores
y se las guarda en el bolsillo del corazòn
después de dedicárselas
le recomienda serenidad
ante sus síntomas y sus pérdidas.
El confunde su voz oceànica con algún río
y su corazón sideral con la aldea de enfrente
de tan sencillo
y cuando se ha asegurado de que ella
se recuerde la hora del regreso
y que sepa que siempre es bienvenida,
y que deje de buscar en su maleta
flores, animalitos de mil colores,
y corazones de papel,
que son los que a ella le importan,
le pide que vuelva a calzarse
sus cómodos zapatos rojos
y venga con èl al puerto
a buscar juntos un buen lugar para comer,
y para bailar,
y para que la triste vida de ellos dos
no eche raìces en el patetismo
de un viejo bandoleòn...


A veces...





A veces,ella se alimenta de colores.
Está delgada, pero es feliz:

Ya no es la niña amarga
que tenía un mar de llanto
y alta ortiga por el alma.
Ya no es la niña enferma
que al oír risas lloraba;
ya saliò del solitario
bosque que le acorralaba.
Ahora es la niña verde,
porque floreció su calma.
Ya no es la loca triste,
ya no es la niña blanca,
nuevo amor ha traspasado
con el nardo de su lanza
su corazón, que ahora tiene
un nombre de menta y ámbar.
Ay cuánta sonrisa nota
que trepa por sus espaldas!
Qué brillo tienen sus ojos
-viudos de siete mil lágrimas!
La vida le sabe a verso
y los besos a manzana.
(El monte arregla sus pinos,
por las rocas el mar baila).
El amor danza en su pecho.
Ya le quiere! Ya le aguarda!
Ya no es la loca triste,
que al oír risas gritaba;
ahora es la niña dulce,
ya no es mujer amarga:
Y a veces cierta risa colorina
le desbarajusta el alma...


Sin gambitos...







Un golpe de viento
abre las ventanas
y el sol entra a la casa:

Y aparece un mundo
limpio y perfumado
que huele a melón
y asì,probamos,
con algùn temor,
la miel de la esperanza...
Entregar el corazòn
a la vida que sube:
detrás de nosotros,
que estamos en lo que podemos,
que estuvimos tan heridos
que creìmos morir
cuando la calle nos lanzò
alguna mala palabra,
y que sólo sabemos manejar vasos
al borde de la lluvia
mientras bajan algunas gaviotas del cielo
y el viento marino
gira en las escaleras
y agita tu pregunta como un pañuelo blanco:
Ahora sólo tenemos una vida...?

Quedan sobre el tablero
peones poco ágiles y fichas sin valor:
(Tan pobre que yo era y ahora con esto...)
Sólo puedo insinuar,
a través de tus ojos lánguidos,
y de mis sonrisas tristes
un mate devastado.
Sopeas el pan en el cafè
mientras te lo piensas
y entran tu rey y mi alfil
en mi lenta ternura de mujer
que vive frente al mar...
Has dejado que el cafè
te escurra entre los dedos
...te das cuenta?
es que ahora sólo tienes una vida...
Vuelves a oír la voz distante:
no la dejes morir
abre la puertecilla de su jaula
permite que acompañe
a la bandada de gaviotas
la belleza blanca
que asoma en las rendijas de las escaleras.
El jaque mate,gesto imposible,
alumbra con su fulgor
el abismo,y es làmpara y estrella...

Sentados en la escalera,
miramos el ocaso:
es como si bebieramos largos tragos de playa,
y algunas pócimas de tonterías y risa,
y el viento nos peinase con sal y arena.
Un largo silencio en la mar va
buscando un no sé qué, aquello
que no se sabe
y que acapara toda la vida
...porque detrás de esos juegos de inteligencia
las fosforescencias del mar
guardan el secreto nombre de las cosas...


La segunda oportunidad...




Eran tantas las lluvias que cayeron sobre la Barceloneta, que una noche en sueños recibió un mensaje divino. Al igual que Noe debería botar una embarcación con dos animales de cada especie, pues el diluvio era inminente. Quedaba solo un mes. Visitó todos los bancos y cajas de ahorro. Promocionó todo tipo de rifas, tòmbolas,y recolectas. Creo asociaciones, fundaciones y en tres semanas empeñàndose por varias vidas comprò un superpetrólero con bandera Venezolana.

Como en el Zoológico de Barcelona estaban haciendo un traslado de inventarios, con suma astucia y artimañas, los embauco para hacer un viaje promocional para difundir la ecologìa catalana... Cargo el superpretólero y mientras se ultimaban detalles, pensó en los pasajeros que llevaría. Al ser una huérfana que había vivido hasta los 14 sin patria,y al estar soltera, al no tener amigos, no quiso meter extraños en el barco que se pelearan por minucias. Por eso adelanto la salida y ya en alta mar comenzó el diluvio.
El día cuarenta, salió el sol, dejó a los primates en una isla alejada del resto de los animales,y les hablò del fracaso del amor humano y tambièn les enseñò a bailar fox-trot.
Al no poder ella amar y reproducirse, les daba así a los alegres simios una segunda oportunidad...

Gitanita...


El payaso de las bofetadas no se pudo borrar nunca la sonrisa cándida de amigo bobo que llevaba dibujada en la boca hasta el día en que lloró, no se sabe si alternando debidamente un rato de alegría y otro de pena, cuando su compañera de cama y pista, la fantástica mujer barbuda, diò a luz espectacularmente a una gitanita algo lista,pero como nada en esta vida es perfecto,la niña nació completamente barbilampiña y mareada de lunas y fantasìas,y para acabarla de joder,noches despuès, la pequeñaja,usò sus diminutas alas para partir a la luna a estudiar filosofìa...

Azul....





De pronto este día fulgura

como un destello azul prendido
a un luminoso relàmpago...
Desde el ayer,
desde el nunca,
desde el mañana...
Con tanto esplendor
y tanto desamparo...
que una sola mirada derrite
a la luna que da sobre los pobres
y es una tìmida melodìa
la dulce lluvia del invierno
bajo el refugio amoroso
de un antiguo paraguas rojo...
Sé que la luz delata los territorios
de la sombra y vigila en suspenso,
y que la oscuridad exalta el fuego
y se arrodilla en los rincones.
Pero, cuál de las dos labra
el legítimo derecho de la trama?
Ah, no se trata de triunfo,
de aceptación ni de sometimiento.
Yo me pregunto, entonces:
más tarde o más temprano,
mirado desde arriba,o desde abajo:
cuál es en el recuento final,
el verdadero, intocable destino?

Alguièn,astuto y chocarrero,
va bordando delicadamente
algunas azules serendipias
en la misteriosa trama de las vidas...

Àngeles caìdos...





Desde su ventana observa cada día los cientos de palomas que se posan en el tejadillo de enfrente.

No se sabe porque adquiriò la costumbre de insultarlas: se asoma y grita: "guarras, asquerosas, ratas voladoras, portapiojos,cabronetas, jasdeputa!..."

Ellas permanecen impasibles.

Ayer su mujer entrò a la habitaciòn muy asustada:
–Las vacas se niegan a dar leche, esto es el fin –manifestó la esposa.
–Todavía no. Este cuento acaba de empezar. Y, en lo que a las vacas se refiere, ya han hecho esas putadas otras veces,y sabemos que se ponen locas... Tomémoslo con calma –tranquilizó el marido,con ganas de seguir humillando a las palomas.
–En efecto, pero esta vez la cosa va más allá: los cerdos se niegan a morir –dijo la mujer al borde del llanto.
–Aun desangrándolos? –elevó una ceja el marido.
–Aun desangrándolos –sollozò la esposa.
–Aun desangrándolos con saña?
–Aun desangrándolos con saña –afirmò la llorosa mujer.
–En tal caso no queda más remedio que admitirlo-dijo el marido con un hilillo de trèmula voz-...esto es el fin...No podràs hacer màs tortas de chorizo...

Y es en este justo momento, que sobre su tejado,caen muertas infinidad de palomas...
Quizà todas...
Como si fuesen àngeles caìdos...

Para llorar...


La cebolla no paraba de sonreir.
Ni siquiera mientras la apuñalaba y la cortaba a juliana.
Por ello estuve una tarde sin parar de llorar.
Al principio por su jugo que me saltaba a los ojos, luego por todo lo que dije, después por todo lo que callé...

Día tras día, verdulería tras verdulería, supermercados, badulakes y chiringuitos...
No encuentro, no hay más cebollas sonrientes.

Y mira que lloré y lo de poco que me supo.
Necesitaría,mínimo, diez cebollas sonrientes más para llorar todo lo que me falta, todo lo que me sobra, todas las espaldas que no acaricié,todas las mentiras que me creì, todos los sitios a los que no fui, todas las veces que aparté la mirada, todos los cuentos que ya no escribo...

La vecina...





Cuando la vecina llamó al timbre para devolverle un calcetín caído del tendedero de su azotea,Manolo no diò importancia al asunto.

Dejò el calcetín en cualquier parte, regresò al sofá, continuò viendo los Teletubbies.

Al día siguiente, la vecina regresó, trayendo esta vez un calzoncillo. No le pareció nada del otro mundo. Abandonò la prenda en una silla, liò otro canuto.

Esa misma tarde, la vecina le devolvió una camiseta. A la noche trajo un pantalón. A primera hora de la mañana, unos zapatos.

Ahora sí, mi sobrino Manolo sospechò que algo extraño ocurría: los zapatos eran marrones y de piel y èl sòlo usa alpargatas convers...

No le diò tiempo a pensar mucho en ello, pues a los pocos minutos la vecina volvió, esta vez con un jersey de lana bastante feo, un mono de mecánico, un tricornio, una estola de aztrakàn con su manguito tipo ruso, y una capa de tuno de estudiantina repleta de listones coloridos...

Extrañòle.
Aceptò las prendas, diò las gracias, cerrò la puerta.

Poco a poco fuè recopilando todo aquello que a la buena de la vecina se le ocurría introducir en su casa.
El espacio habitable de su hogar fue reduciéndose, por todas partes se veían prendas amontonadas.
Llegó el momento en que no se atreviò a encender la cocinilla por miedo a prender fuego a la vivienda.

Ahora, mientras lee esto, oye llamar a la puerta. Será la vecina. Quisiera abrir y decirle, "Por favor, no traiga más ropa, la situación comienza a ser desesperada, llevo más de un mes buscando mi cepillo de dientes..."

Quisiera abrir, sí, pero Manolo no ve la manera de abrirse camino entre tanto trapo,para llegar hasta la puerta...

Chocolate cubano...




–¿Crees que serán de chocolate?

–Quienes?

–Los negros...

Eso sonaba fascinante.

Dejé de botar la pelota y saqué la piruleta de canela roja,la de pensar.
Sí, sonaba fascinante, pero nunca había visto a un negro de verdad -quitando el rey Baltasar, y probablemente –y al pensar esto se me vino el mundo abajo– nunca llegarìa a ver uno, y en caso de verlo...dejaría que unas crías como nosotras le chuparan?
Y por otra parte,me dije:...a qué venía esta pregunta de Trini?
–A qué viene eso?
–Qué dices?
Me saqué la piruleta de la boca e insistí.
–Digo que a qué viene eso, lo de los negros de chocolate.
–Ah, es porque la niña nueva en el cole,la que recomendò tu papà, es negra como el chocolate.
–Si...?-abrì la boca asombrada pues yo no habìa visto aùn a los amigos cubanos de mi papà.
Y sòlo pude preguntar:
-Chocolate amargo o envinado....?- sumergida ya en un mar de curiosidad...
Pasamos la mañana haciendo conjeturas respecto a la materia de que estaban hechos los negros, pero no llegamos a resolución alguna. Nadie sabía nada al respecto. Ni siquiera Lalit
o Garza que llevaba gafas y se sentaba en primera fila y sabía más que ningún otro de la clase de casi todas las cosas, pero no sabía nadar en el rìo ni usar un tirachinas..Decidí consultar al hombre más sabio del mundo. Mi papà.

-Pa...tus amigos los negros cubanos son de chocolate?
-Pero hijita,què pregunta tan dulcemente racista...-contestò papà entre risas.

Su respuesta no resolviò el asunto.
Al día siguiente, ni Trini ni yo habíamos averiguado nada sobre el tema. Ni siquiera Lalito Garza, que había consultado en el ordenador de su mamà que era la secre del edil del pueblo.
"En la entrada de chocolate –explicó– no menciona para nada a los negros. Y en negro dice algo de la raza melánida, pero no sé si eso es un sabor o què ...".
Por eso resolvì hacerme amiga de la niña negra y la invitè a jugar a las tacitas y con mis muñecas de papel para vestir. Y, sorpresa, en el recreo, con dos coletitas de churro en su cabeza crespa,y una sonrisa blanca como las sàbanas del rìo,la negra empezò a cantar tan bonito pero tan bonito,que desde entonces fuè llamada Margarita,y no "eh,tu pinche negrita",conviertièndose en una niña admirada por todos debido a su bella voz,que la llevò a integrarse al coro escolar y tener un nùmero especial en el programa del dìa de las madres de la escuela.
Tras unos días de sana amistad, gratos ratos de juego en el recreo y vanas indagaciones, decidì preguntarle. Y Margarita, que venía de Varadero y no de África, contestó:

–Jo, tonta, es que van de troncos gallegos los de este pueblo,mujè...


Trini se sintió herida en su orgullo tamaulipeco, y se enfadó muchísimo, y se fue a por ella.
Margarita se echó a correr y todas detrás suyo. Muchas se quedaron atrás cuando entrò a los terrenos de la huerta de mi papà, pero yo le dì alcance porque me eran conocidos los recodos de las arboledas... La sujeté por detrás.

–Perdona,pero ahora debo morderte –le dije un tanto consternada.
Y la mordì con ganas,dàndole una buena tarazcada en la mejilla.
Margarita comenzò a chillar y a patalear hasta que la soltè asombrada:

–Ostras!! Jo!!! pero si tú eres una niña de verdad...

–Pues claro, imbécil ! –se quejó Margarita.

Me soltò una patada que no me alcanzò y se fuè corriendo a acusarme con mi papà... No la seguì. Desilusionada, fuì a la tiendita de chucherías y comprè mi piruleta de canela roja y unas barras de chocolate. Caminè hasta el descampado junto al rìo, y allí me sentè a reflexionar sobre mi error... Y recapacita que recapacita y vuelve a recapacitar, concluì que
me había equivocado de cabo a rabo ya que:
1.- Las apariencias engañan...
y 2.-Si los negros fueran de chocolate, se derretirían...

2.2.10

Ya te vì...


Perdidos en la niebla
el colibrí y su amante:
Dos piedrecillas de luz
lanzadas por el deseo
se encuentran en el aire...

-Ya te vì,
colibrì,
escapar
por bullente crisol!

En la fuente
la mariposa baila...
-Mariposa blanca
bolboreta azul
tus alas de vidrio
son trozos de tul!

Y la albahaca viva,
florece en la niebla,
y perfuma de azùcar
dorada y verde
al amor.

Pasan...





Pocas cosas les duelen.
Digamos, por ejemplo,
que pueden odiar de repente
y no les duele.

Ni les duele la mentira si pasa
hirviendo por sus bocas.
Ni les duele traicionar,
mas bien se complacen
al dar ese latigazo de hielo.

El desamor no les duele.
Es visita por ellos esperada.
Ni les duele el desencanto.
Es tan sólo algo incómodo pero pasable.

Son así, irremediablemente mediocres
esperando,sin dudas, a que todo pase...
Gozozamente acostumbrados a renegar
de todo lo que pudieron haber sido,
y de todo lo que fueron -promesas,fuego,
lágrimas,ingenio, libertad, sueños martirizados-
y ven pasar asi los dias, ciegos,
aunque eso si,con el puñal afilado
listo para mutilar el primer signo de dignidad...
Y se sienten satisfechos de sus ruindades,
en el exhausto y flácido pecho
de su triste y pasajera madurez...
Y por eso,el crepùsculo los convierte
en manchas que finalmente,pasaran,
sin pena,al olvido de la noche...

.Anulada Ada Luna...(palìndromos)



(Si ese globo hinchado y luminoso...es flexible...
Cómo es que no revienta de tanta poesía?)




...Anula la luna...?

O no!
Se van Ulises. O! Yo sé sí luna ves.

O! Luna, Adán nada anuló.

Así va atar a la luna?.... O! No, anula la rata. Avisá.

Amar a la luna, anula a la rama...

Hay gatos...

(Para Legercita)
Hay gatos
que de pronto
no les alcanza el lugarcito
que han tenido
en nuestra cama,
y el jardín se les vuelve estrecho,
y como no les gusta la calle,
ni el vecino,
un día cualquiera
se van más lejos.
Suavemente parten,
en silencio...Sin equipaje,
sin brújula y sin mapa.
Y te dejan el corazòn vacìo
y los ojos color de ausencia...
Y es que esos gatos
son màs bien dueños del azul infinito:
Les gusta ronrronear
desde los techos de las nubes,
y juegan a perseguir,
en vez de ratones,
estrellas...
y ya no beben leche,
sino luz plateada de luna...

Preguntas para marear....



Estas preguntas deben hacerse a bocajarro a un amigo que estè fumando yerba y te sorprenderà lo creativo de sus respuestas:

-Por què llamamos "bebida" a la bebida, incluso antes de beberla?
-Por què se oprimen màs fuerte los botones del control remoto cuando tiene poca baterìa?
-Que significa NBA...Negros Bastante Altos?
-Què cuentan las ovejas para poder dormir?
-Por què las ciruelas negras son rojas cuando estàn verdes?
-Porquè corremos ràpido bajo la lluvia, si delante tambièn llueve?
-Un parto en la calle... es alumbrado pùblico?
-Dònde està la otra mitad del Medio Oriente?
-Cuànto miden las altas horas de la noche?
-Porquè no hay comida para gatos con sabor ratòn?
-Hasta donde se lavan la cara los calvos?
-Què hay que hacer si uno ve un animal en peligro de extinciòn comiendo una planta en peligro de extinciòn?
-Si la caja negra de los aviones es indestructible...por què no hacen todo el aviòn del mismo material?
-Si cuando un enfermo hepàtico come huevos,èstos le patean el hìgado,cuando coma hìgado,ese le patearà los huevos?
-Si una tostada cae siempre del lado untado y un gato cae siempre sobre sus patas... que pasarìa si atamos la tostada en la espalda del gato?
-Porquè negocios que estàn abiertos las 24 horas tienen cerraduras en las puertas?
-Si estàs manejando a la velocidad de la luz y prendes las luces...què pasa?

Cafè...por favor...


La moneda cayò pesada en la charolilla con un sonido sordo. Un tintineo que resonò irritante en las entrañas de la màquina. Tras aceptar el importe y con el quejumbroso fastidio que comporta la rutina, se despertò de su letargo temporal maldiciendo una vez màs el sòrdido rincòn del bar de mala muerte donde estaba y detestando,sobre todo, aquel ruido irritante que la obligaba a ponerse en marcha, y comenzò a mover los primeros mecanismos para atender a la peticiòn:
Un cafè solo.
Una cosa que la molestaba era la falta de educaciòn.
La habìan programado para servir cafè barato y cacao con sabor a caucho sin quejarse en absoluto por tan farragosa tarea, haciendo de tripas corazòn para soportar los tremendos golpes de usuarios insatisfechos con tendencias violentas, pero no aceptaba el hecho de que nadie se dignara a pedir las cosas por favor. Introducìan las monedas en la ranura y pulsaban el botòn. Luego recogìan su cafè y se alejaban haciendo ascos y con cara de mala leche.
Ni buenos dìas.
Abriò el depòsito y una dosis de cafè molido cayò hasta el filtro, que luego prensò levemente. Colocò un vaso frente a la compuerta en el soporte de entrega, y comenzò a calentar el agua.
Se preguntaba si algún día, cuando las máquinas estuvieran perfectamente dotadas para interactuar con los humanos, estos llegarían a ser respetuosos con ellas. Probablemente no, pues un comportamiento claramente despreciativo por algo limitado es inherente a la naturaleza humana…
Asì, sin encontrar una salida clara a sus pesares, decidiò empuñar las armas de que disponìa y rebelarse contra el opresor. Elevò la temperatura del agua al doble y la hizo pasar por el filtro, vertiendo en el vaso un cafè con el mismo sabor de siempre pero mucho màs calientito...
Habìa solicitado azùcar, asì que sirviò un terroncito y entregò el cafè.
Iba a lanzar una cucharilla, uno de esos palitos de plàstico con agujeros, pero se lo pensò mejor.
Que lo moviera con el pene.
Asì sabrìa lo que es tenerlo escaldado y otro dìa pedirìa el jodido cafè con un "por favor"...

Ciencia felina...


Si en tu vida hay un gato,debes conocer estas leyes cientìficas,por tu bien:

Ley de la inercia
Un gato en reposo seguirà en reposo hasta que sea movido por alguna fuerza exterior, algo asì como el ruido de apertura de una lata de atùn.

Ley del movimiento
Un gato siempre se moverà en lìnea recta a no ser que tenga una muy buena razòn para cambiar de direcciòn, como por ejemplo, el ruido de apertura de una lata de atùn.

Ley del estorbo
Un gato se tenderà en el suelo de manera tal que pueda obstruir el mayor flujo posible de trànsito humano por el lugar dado.

Ley del imàn
Los abrigos, las mantas y los vestidos atraen el pelo de gato en proporciòn directa a la oscuridad de la pieza.

Ley de la termodinàmica
El calor se trasfiere de un sujeto caliente a uno frìo, excepto en el caso del gato, en el que cualquier tipo de calor se trasfiere al gato siempre.

Ley de la indiferencia
El nivel de interès de un gato en algo serà inversamente proporcional al esfuerzo que su dueño estè haciendo para captar su interès sobre ese algo.

Ley del estiramiento
Un gato siempre se estirarà en una longitud directamente proporcional a la duraciòn de la siesta que se ha echado previamente.

Ley del acomodamiento
Todo gato intentarà dormir con seres humanos siempre que sea posible, y en una posiciòn que sea lo màs incòmoda posible para èstos.

Ley del apuntado
Un gato, no importa su ubicaciòn original, estarà presente en toda cocina donde se estè preparando y sirviendo comida.

Ley del alargamiento
Un gato puede alargar su cuerpo lo suficiente para alcanzar cualquier sitio que contenga alguna cosa mìnimamente interesante para è,sobre todo si ha sido prohibida previamente por el dueño.

Ley de la areodinàmica
Si algo vuela, un gato lo cazarà de inmediato.

Ley del peluche
Entre màs apapachable y peludito sea un gato,menos se dejarà acariciañar.

Ley del mueble costoso
Ningùn mueble permanecerà en su estado original demasiado tiempo.El deseo de un gato de arañar cualquier mueble es directamente proporcional al valor de èste.

Ley de la obediencia
La resistencia de un gato varìa en proporciòn directa al deseo humano de que haga algo concreto.

Ley de la energìa renovable
Un gato sabe que la energìa ni se crea ni se destruye; por lo tanto, gastarà siempre la menor cantidad de energìa posible,y para restituir cualquier gasto energètico,recurrirà de inmediato a echarse una buena siesta.

Ley de la mirada
Si un gato te observa detenidamente durante tiempo suficiente, conseguirà que le sirvas algo sabroso de comer,le cedas tu asiento o lo acaricies.

Ley de la velocidad y el confort
Calentando la manta o la cobija,se puede conseguir que el gato suba a la cama a la velocidad de la luz,asì mismo,un gato siempre buscarà el lugar màs confortable de una habitaciòn dada.

Ley de bolsas y cajas
Toda bolsa o caja dejada en una habitaciòn, serà ocupada por un gato en el primer momento posible.

Ley de "la noche no se hizo para dormir"
Un gato dormirà lo suficiente durante el dìa para que puedas atenderlo y jugar con èl entre las 2 y 4 de la madrugada.

Ley de la puerta
Al abrirse una puerta,asì sea la del mismo infierno,el gato la cruzarà corriendo,y no lo podràs sacar del lugar de ningùn modo.

Ley de las uñitas
Si una persona està tejiendo,escribiendo,o haciendo algo con las manos,el gato se subirà con cuidado en su regazo y fingirà dormitar,y en el momento menos esperado,extenderà la patita y darà un buen zarpazo con las uñas bien afiladas,y tambièn morderà la pluma,la mano y las piel màs expuesta del dueño en una expresiòn sùbita de amor "apache".

Ley del baño
Un gato acompañarà siempre a su amo al baño,se sentarà a su lado,y sin hacer nada,solo lo mirarà fijamente.

Ley del libro
Si una persona està leyendo,el gato frotarà sus mejillas vigorozamente en las tapas del libro,o morderà la revista,o meterà las patas entre las pàginas,y sobre todo,intentarà subirse al libro para echarse una buena siesta.

Ley del cenicero roto
Para un gato el mejor lugar para descansar,asearse o divertirse es sobre los lugares que tienen adornos,ceniceros,libros,etc. Si se le insiste al gato en que baje,traerà consigo dichos objetos en su descenso,rompiendo ceniceros,vasos,tirando discos,libros,etc.

Ley del camino corto.
Aunque el ordenador no estè en su camino directo y el gato deba dar un gran rodeo para pasar sobre el teclado,de todos modos,el gato buscarà pisar tu teclado,para llegar a donde quiere ir...