19.2.10

La segunda oportunidad...




Eran tantas las lluvias que cayeron sobre la Barceloneta, que una noche en sueños recibió un mensaje divino. Al igual que Noe debería botar una embarcación con dos animales de cada especie, pues el diluvio era inminente. Quedaba solo un mes. Visitó todos los bancos y cajas de ahorro. Promocionó todo tipo de rifas, tòmbolas,y recolectas. Creo asociaciones, fundaciones y en tres semanas empeñàndose por varias vidas comprò un superpetrólero con bandera Venezolana.

Como en el Zoológico de Barcelona estaban haciendo un traslado de inventarios, con suma astucia y artimañas, los embauco para hacer un viaje promocional para difundir la ecologìa catalana... Cargo el superpretólero y mientras se ultimaban detalles, pensó en los pasajeros que llevaría. Al ser una huérfana que había vivido hasta los 14 sin patria,y al estar soltera, al no tener amigos, no quiso meter extraños en el barco que se pelearan por minucias. Por eso adelanto la salida y ya en alta mar comenzó el diluvio.
El día cuarenta, salió el sol, dejó a los primates en una isla alejada del resto de los animales,y les hablò del fracaso del amor humano y tambièn les enseñò a bailar fox-trot.
Al no poder ella amar y reproducirse, les daba así a los alegres simios una segunda oportunidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario