2.2.10

Pasan...





Pocas cosas les duelen.
Digamos, por ejemplo,
que pueden odiar de repente
y no les duele.

Ni les duele la mentira si pasa
hirviendo por sus bocas.
Ni les duele traicionar,
mas bien se complacen
al dar ese latigazo de hielo.

El desamor no les duele.
Es visita por ellos esperada.
Ni les duele el desencanto.
Es tan sólo algo incómodo pero pasable.

Son así, irremediablemente mediocres
esperando,sin dudas, a que todo pase...
Gozozamente acostumbrados a renegar
de todo lo que pudieron haber sido,
y de todo lo que fueron -promesas,fuego,
lágrimas,ingenio, libertad, sueños martirizados-
y ven pasar asi los dias, ciegos,
aunque eso si,con el puñal afilado
listo para mutilar el primer signo de dignidad...
Y se sienten satisfechos de sus ruindades,
en el exhausto y flácido pecho
de su triste y pasajera madurez...
Y por eso,el crepùsculo los convierte
en manchas que finalmente,pasaran,
sin pena,al olvido de la noche...

No hay comentarios:

Publicar un comentario