19.3.10

Buscando centauros...



No es fácil perseguir centauros.
Como ya nadie cree en ellos, se debe preguntar con sutileza, en forma indirecta:
-Ha visto usted pasar por aquí a un hermoso potro negro con manchas blancas? –o bien:
-Ha visto usted pasar por aquí a un tìo muy guapo de cabellos ensortijados y arrogancia en su frente,al correr contra al viento?
La respuesta nunca será un sí rotundo y, las más de las veces, será negativa.
Sin embargo, muy de tanto en tanto, cuando se estè a punto de abandonar la búsqueda y, desilusionada, se vaya a emprender el retorno,la interlocutora ocasional en algún pueblito poco frecuentado se quedará en silencio frente a nosotras, con la mirada iluminada y distante, definitivamente enamorada, con una gota de rocío a modo de beso en la mejilla e incapaz de pronunciar palabra alguna.

Entonces sabremos que vamos por el camino correcto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario