21.3.10

El maligno demonio del sapo rojo...


El Sensei y su discìpula Asumpta Gramàtica estaban enojados el uno con el otro.
El dìa del Dragòn Dorado,por la tarde,el Sensei fuè a visitar a su alumna.
Al llegar a su casa,sintiò el aroma de las flores del àrbol del cerezo y mirò el desliz de las grullas en el horizonte y comprendiò que todas las criaturas terrenales tienen sed de auroras.
Luego de esa meditaciòn,tocò la puerta de la casa de su discìpula.

Asumpta que hacìa sus ejercicios de Tai chi,poseìda por "El Maligno Demonio del Pequeño Sapo Rojo Sentado en la Sagrada Nariz del Budha",preguntò desconfiada:
-Quièn es?
-Yo-dijo el Sensei lacònicamente.
-No hay nadie-, contestò Asumpta,presa del chi del rencor, al reconocer la voz de su Sensei.

El Sensei se tomò un rato para entender ese koan y abrevar de su sabidurìa.
Por fìn,cuando las grullas venìan de regreso de beberse las auroras del horizonte,y el àrbol del cerezo ya echaba sus primeros frutos,el Sensei dijo con uno como destello de entendimiento y alegrìa:

-Què bueno que no haya nadie, porque yo tampoco vine...!

Entoces fuè que Asumpta abriò su puerta,y le diò el alegre saludo del "Noqueno de la Garra del Dragoncillo Sagrado" a su Sensei,al notar que,por fin,el Maestro habìa matado su autoestimado ego...

2 comentarios: