21.3.10

Lobos idos...




Languidecen de tedio:
saciados y aburridos
astillan sin gana
los huesos profanados
de la vìctima reciente.

Eructos...Bostezos...

Ebrios de carne
los lobos muestran
la debilidad del cazador ahìto
pasajeramente somniforme.

El tormento es el insomnio
y el vacìo existencial que deja
la necesidad cumplida
hasta el hartazgo.

Los lobos rondan el casco viejo
para una siesta.
Màs no se atreven.
Nada les indica que las ruinas
estàn vacìas.
Los lobos se largan de inmediato
cuando sale un payès echando tiros
desde un chabolito.

Nerviosos los borregos.

Los lobos,
idos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario