19.3.10

Sàndalo...


No conocía la madera de sándalo, pero había escuchado mucho sobre su belleza aromada. Nació así en él un fuerte deseo por conocer esa clase de madera tan ponderada y entonces decidió escribir a sus mejores amigos para pedirles un pedazo de esa clase de madera.
De este modo, escribió numerosas cartas y en todas ellas hacía la misma petición: "Querido Perenganito de tal,por favor, enviame madera de sándalo"...o "Sultanita,si fueras tan gentil,de tu viaje trame de recuerdo un trocito de madera de sàndalo..."
Y nada,nadie...
Hasta que un día, de repente,escribiendo su ùltimo mensaje, descubrió que el lápiz con el que llevaba meses escribiendo aquellas cartas era precisamente de olorosa madera de sándalo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario