22.4.10

El tonto de los dragones...


Rosas rojas llovieron sobre la dàrsena, la noche en que naciò Jordi Puig.
Las vieron muchos, las olieron menos.
Que fuera porque èl nacìa, quièn pudo saberlo?
... Ni su madre, que no las vio, aparte de morir enseguida.
Alguien en un bote solitario anclado en puerto, pudo ver rosas rojas, bajando de la luna y acariciando la noche.
Y seguro se dijo quièn es el santo que nace? o...què dragòn muere?
Nada màs.
Ya està dicho, naciò Jordi Puig.
De su vida poco puede agregarse. Rico, hubiera hecho papel de caballero. Pero fue pobre. Era considerado un tonto, aunque de gran belleza.
En la vejez le dieron el trabajo que juzgaron màs apropiado a su persona: lavar la sal de los mozaicos de los dracs del parc Gûell.
Lo hacìa con cuidado, como todo.
Muriò allì, una noche de abril.
Suavemente, a pesar de la lluvia...


Bona i dolç Dìada de Sant Jordi per a tots!!



Dos libros...

Existe la creencia de que Sant Bartolomeu, patrono de los encuadernadores y editores, ofrece a cada alma, poco antes de nacer, dos libros: el primero está protegido por unas cubiertas de pasta de pètalos de rosa marroquí y aromada madera de toronjil, con filigranas de oro y papel de seda de Manchuria; el otro se presenta en piel de alcornoque, sin siquiera acorcharse,papel brozado y sin un solo grabado en sus pàginas en blanco...
Tras haber elegido uno de esos libros, el alma nace en el mundo, donde al fin podrá abrirlo.
Quienes eligieron el tomo de hermoso aspecto, descubrirán que ya existe un texto en su interior, una novela llamada "Destino",donde se narran todos los pasos que esa alma dará en su vida, un inventario de acciones que seguirà al pie de la letra hasta el fin de sus días.Pero cuando acabe su vida,el libro estará muy ajado de tanto uso, y las páginas se habrán soltado y perdido, y sus letras apenas serán ya visibles...
Ahora bien,quienes escogieron el volùmen de encuadernaciòn sencilla, encontrarán que las páginas en blanco se iràn llenando con la libertad de sus decisiones que el dueño tome, y esos hechos se narraràn con letras aùreas,por cada elecciòn conciente que tome en su existencia se cerrarà un capìtulo perfecto, haciéndose desde el primer instante escritor del libro de sus propia vida.
A medida que las páginas van escribièndose en esa libertad, el libro tendrà, casi por arte de magia, un aspecto cada vez más hermoso,sus cubiertas parecerán haber sido encuadernadas en los talleres de los dioses, y las filigranas seràn tan finas y delicadas,que tendràn la admiración de los grandes editores de la historia.Al final, cuando esa alma sea ancianita, el tomo será tan hermoso y contendrá tanta maravilla, que pasará con honor,a formar parte de la Biblioteca Infinita del Conocimiento Humano...


Feliç i alegre Diada de Sant Jordi!!!

20.4.10

Canasta bàsica...




Todo estaba tan barato y tan fresquecito...!

Guardé en una canasta grande
todo el mandado:

Primero la escencia del cielo azul,
de la noche y de las estrellas.
La pasiòn del viento luego,
y el suave caramelo de la lluvia.
También eché adentro
la caricia tibia del oleaje,
el vuelo libre de las aves,
el aleteo de una mariposa silvestre
sobre la luz de la mañana,
la miel de las hojas pùrpuras del maple,
y el paso de un grillito
por una fronda verde.
Despuès, recogì distintas flores
perfumadas y blancas,
y frutas:cerezas,
mandarinas,
un jugoso mango,
un aterciopelado melocotòn...
y por ùltimo,puse canela,
suspiros de albahaca,
y otras yerbas frescas
cuyas fragancias
perfumaràn todo lo contenido,
y cuyos sabores
-- más tarde,y endulzados por la luna –
pintaràn en tu boca
un delicioso postrecito...

Dònde estàs, Bucanero...?





Sin perro que le ladre
está triste
como una silla abandonada
en la mitad de la playa azul

Las gaviotas la rodean
y ya no gritan:
tambièn extrañan
los ladridos
del viejo perro Bucanero
voraz tragacangrejos
Cae una aguja de agua
Las hojas resbalan lluvia
y el frìo se extiende sin tocarla
Y está triste
paloma calada
en mitad de la playa
con la mirada baja
y el pecho alicaído

Y un collar
sin perro
en la mano...

Ofertòn...






Oferta del dìa:

Reciba hoy mismo,sin gastos de envìo,la novedosa y bella Sonrisa Chiz!

Es pràctica,blanqueada con los mejores dentìfricos y restaurada con botux permanente.
Biodegradable,autoadhesiva,inodora e indolora.
Fàcil de poner y quitar, y a prueba de mala leche,caraduras y rufianes,jaquecas y gastritis,gritos y sombrerazos,puñaladas y hasta bazukazos por la espalda,crìsis interiores y exteriores,y putadas en general.

Pruebe sin compromisos la Sonrisa Chiz! que ha sido sometida a los mejores controles de calidad,y vuelva a brillar con luz propia en sociedad,ya que puede usarla en todo tipo de acontesimientos,desde cumpleaños,dìas de madres y bautizos,funerales o divorcios,para la fotografìa del carnet y de las fiestas sin tener que decir el ridìculo "gûiski",ya que la Sonrisa Chiz le darà una mejor apariencia ante todos.
Y claro!
La Sonrisa Chiz se puede usar todos los dìas como un còmodo postizo sin ninguna contriaindicaciòn para la salud.

(Si no queda conforme,le devolvemos su tristeza.)


Regalàndose al viento...



El pasto creciò a sus anchas.


En los descansos ajardinados que van de Bota al Maresme hay un cuadro de cèsped y los jardineros se olvidaron de cortarlo.
Cada que corrìa un tren, le dejaba su hálito ferruginoso. Las raìces lo sentìan pasar. Las lombrices interrumpían sus caminos.
A su antojo crecieron los pastos.
En otoño, los jugos de nubes,atravesaron la tierra como la aguja del toldero el espesor de la lona. Pastos y lombrices se sorprendieron con la novedad.
Al caer el sol, los porteros sacaban la basura de los chiringuitos y las fondas. Y aparecìan trombas de aves sobre los edificios. Revoloteando en las telas metàlicas de las azoteas, golondrinas,tordos y gaviotas desmenuzaban restos en su afàn de comer. Los ruiseñores se entregaban al aire,y desaparecìan mientras la tarde ascendìa. Otros pàjaritos azules y amarillos, salidos de las palmeras, se encontraban con ellos. Juntos formaban nubes. Desbaratadas por una marejada de viento, por el paso de un tren o por el golpe de un escape del camiòn de la basura,que iba a parar justamente sobre el cèsped.
Pasto crecido. Junto a los semàforos de la avenida, colores amarillo, rojo o verde lo teñìan segùn el orden de paso, y los demàs autos tambièn le echaban su estela de humo.
No era un cèsped ya el baldìo. Era casi un pastizal.
Mullido, atraìa a los enamorados. A los estibadores inmigrantes, que juegan al futbol mientras esperan trabajo, o se tambalean de drogas. A los vendedores de helados tambièn, cuando ganaba el calor y se sentaban. Y a los que cargando vasos de cafè trataban de hacerse oìr por encima del paso de los trenes.
Pero sobre todo,atraìa a los pàjaros, porque encontraban buena comida. Y a los insectos porque era una selva de refugios. Tambièn atraìa a los dueños de los perros.
Los perros eran ganosos, Àvidos de correr, de oler, de hacer necesidades.
Tenìan dueños de todas clases. Confiados, soltaban las correas. Temerosos, corrìan atados a ellos.Los perros sueltos y los perros atados se encontraban, gimiendo y olizcàndose. Los libres salìan disparados, persiguièndose, pero volvìan al oìr gritar sus nombres.
Hay una hora de la noche, cuando los enamorados se han ido a sus casas y los trenes paran, en que el rocìo cae sobre el cèsped. El hollìn resbala. Y cada pasto guarda una gota...Y los dìas de lluvia. Sòlo agua, lavando, susurrando, mojando. Ni persona, ni perro. Callado, el pasto abre la boca.
Un dìa, el intendente recorriò todos los jardines que van desde Bota hasta Maresme. Un polìtico habìa anunciado su visita.Y llegaron los jardineros.
Cortaron todo el pasto. De norte a sur, y de este a oeste.
Y el pasto que morìa cantò al viento.
Cantò el aliento y el trepidar del tren, el hollìn que baja, los jugos del otoño.Los porteros y los tambos de basura. Las lombrices. Los enamorados. Las luces del semàforo. Los vendedores de helados. Los insectos. Los perros atados y los perros desatados. Y los dueños de los perros. Los pàjaros. Los tomadores de cafè. Los niños crecidos y los que aprenden a caminar. El rocìo, el humo de los autos, la lluvia.
Cantó,con su voz de césped:
Esa su voz,la del perfume de pasto recièn cortado regalàndose al viento...

Shaman...



Shaman arcano.
Jim.
(Hace daño
la luz...?)
A èl, no.


A èl lo protege,
lo inventa lagarto
y le falsifica
las fases sucesivas
de su inmovilidad en el desierto...
Rodando lo trae el sol naciente,
desde la tina en Paris,
donde flotan sombras,
residuos,
restos de lluvia,guitarras
inactivas,
huidas que se acercan,
tiempo, nube, oquedades,
silencios que alguien lleva al grito,
o simplemente músicas perdidas
y olvidadas.
Rompe su voz profètica.
Y los pañuelos huyen
-no,pañuelos, no, son golondrinas
que exhiben plumón y ala- y rozan
la fiebre de su ùltimo latido.
Jim en negro (travestido tal vez
caimàn de onix)
asomado al pequeño barandal del aire
de aquèl hotel en Paris
para no volver a ser jamás.
Pasar cantando así, bajo la noche
como èl canta, como un fenix ciego
que fuera hacia la hoguera por puro instinto,
Èl,que volò al borde mismo
del precipicio, que tenìa la casa
ya inclinada del lado del vacío,
perdonarà que cante su blues en esta hora?
Mi casa se inclina también.
Pero no temo.
En mi densa flora estoy dormida
soñando en paisajes desèrticos
con su voz de dinamita
estallando las sólidas puertas
de las prisiones.
No vamos a enterrar también esto
–la sencilla y absurda melodía
que me queda de ti– después de darle tierra
a su viril hermosura y a su fama derruida.
Porque su canto es la primera voz del agua
corriendo subterrànea entre las piedras.
No sabe detenerse, no se acaba.
Fluye, como yo fluyo en su corriente.
Està recuperado del olvido con su nombre:
Jim, primitivo de la vida.
Sigue bailando desnudo
y canta las cosas y los seres hondos
que no poseen voz o la perdieron.
Lo oigo cantar, sonámbulo, en la noche
todavía rayada por la luna
solitario,bello y desolado,
con la voz de algún hombre-medicina
en desvelo.
Desesperado,su alarido se estremece,
se re inventa la tristeza,
se suicidan las ansias de vivir
de tanto querer ser y no ser vida...

El agua de la tina te guarda,rey lagarto,
que huyes de ti mismo, que no quieres
ser hombre, sino extraña
forma de lo imposible,
poema de ti mismo,
rodeado,Morrison,
de turistas japoneses
y señoras enojadas que te ignoran.
Sin embargo,la arena del desierto
te reconforma en tu sonido...
Hasta el final has de cantar.
Dormido.
Algunos pasaremos afirmándonos tan sólo
por tu voz que reconforta y alivia,
grave voz de amor fosforescente.
Y hasta en el caos, si es que el caos llega,
buscaremos en tu canción la señal viva
como medida de esto inagotable
que en humano llamamos magia...

15.4.10

Alcoba de agua...


La calle va calladita.

Va viendo que la lluvia, con cada gota, lava al aire y al lavarlo le quita lo que tiene de sobra...lo que le pesa.
La mañanita ligera es una tardeada de gente con paraguas.
En cuanto empieza la lluvia lo primero que hacen todos es sacar sus paraguas, extenderlos y huir debajo de ellos, buscando lo seco que el cubreaguas les promete,o se van todos corriendo buscando el socorro que les ofrecen sus creaciones, sus quicios, sus kioskos,sus coches...esperan quedar secos.

Raro que la lluvia que bendice al mundo y nos recuerda el orìgen uterino de la vida, pueda provocar ese miedo tan irracional de mojarse.
Y es que la lluvia no cae...
La lluvia viene, se extiende y nos abraza.
La lluvia nos acaricia. La lluvia nos ama.
La lluvia viene a quitarnos lo que nos pesa y lo pesados.
La lluvia no nos invade el espacio,porque la lluvia es ese espacio.
La lluvia tiene ojos y labios y manos y pecho y corazon de agua.
Y sus gotas no nos hieren,sòlo se funden en nuestra piel ,hasta que resbalan,cuando acaban de dejar de ser la lluvia.Gotas,como niñas traviesas en recreo,o gatitos de un reino transparente,que corren libres por vidrios y barandas,umbrales lìquidos,corretonas se siguen, se persiguen,quizá van, de su soledad a sus bodas,a fundirse y amarse.
Se trasueñan en nubes.
La lluvia nos ama.
La lluvia es una vagabunda de los senderos,primavera empapada de albas.
Es una alegre y lìquida transparencia que nos ama.
La lluvia sabe nuestro secreto, y por eso bailo y canto, mojada y risueña,en su alcoba de agua...

El icerberg...



Sobre un enorme iceberg a la deriva por el Atlántico Norte, el Sensei y su discìpula Asumpta,discutìan por alguna disonancia cognositiva ajena al zen.

El debate era agrio, visceral,como los rugidos de un oso polar furioso y aferrado, y quizás ese debate hubiera durado días, meses, años...
Pero el iceberg no.

Al darse cuenta de ello,el Sensei (que era un experto en el tema del cambio climàtico), tomò su tacita de the y se fuè muy indignado hacia su lejano templo en la montaña màs alta de Osaka.

Y entonces Asumpta se quedò tan sola y tan triste y con tanto frìo que se le cayó la nariz, partiéndose la pobre en el suelo como un florerito. "Lo que me faltaba", se dijo, mientras se sujetaba la cabeza con las manos, temerosa de que también, de un momento a otro, se le desprendiera,y se le perdiera por causa del Sensei.
Pero tuvo suerte y solo se le cayó, gorda, una gran lágrima.
Y entonces pensò, suspirando, que al menos no tenía quien le llevara la contra en el iceberg,ni, desde que se fuè el Sensei, unas palabras zen para pensar,ni una risa alegre para contagiarla,ni flores hermosas para poner en agua,ni haikùs para suspirar, ni galletas de la suerte, ni màs nada...
Así que Asumpta siguiò allí de pie, inmòvil para no caerse del iceberg, frente a la puerta, con los brazos abiertos por si el Sensei volvía y entraba de improviso,como siempre,aunque ahora ella ya sin nariz y más triste que un copito de nieve en primavera.

Spaghetti western...




Ella saliò abriendo de un golpe seco las hojas de la puerta de la cantina y cortando catucho en su colt.

Èl bajò de su caballo,con cara de poker y sosteniendo su Winchester recortado con la mano izquierda.

Los dos caminaban despacio,calculando sus màs mìnimos movimientos,sabiendo lo que se jugaban en ese duelo en la solitaria y polvosa calle de aquel pueblo perdido en el nuevo oeste.
Tenían un aspecto feroz y venían armados.
El primer impulso de ambos fue salir corriendo.
Pero lo pensaron mejor y decidieron darse la cara:
"Si se iban a matar que lo hicieran de frente".
Entonces, en un instante mágico, eléctrico, los ojos de ambos se encontraron y en vez de quitarse la vida se la entregaron mutuamente y para siempre...

La medicina del duende...



La arboleda luctuosa giraba en torno al hospital. Cayó lluvia y tristeza.
Sobre la calle quedaron unas piedras, chicas, y otras más grandes; eran
muchísimas; parecían pequeñìsimos hipopotamos en los charcos.
Sus làgrimas brillaban con furia, con desesperación. Creía que se iban a ir como liebres saltando y no se iban.
Entrò corriendo a su casa,pero, todo era distinto.
Los roperos abiertos guardaban nubes nuevecitas en su interior.
Pètalos de flores sobre la cama y un duende que asomò de sùbito,y que hacièndose altìsimo en un tris,le diò una medicina que contenìa estrellitas de sabrosos colores.

Un pajarillo totalmente azul tonteando volaba, siempre, en el mismo lugar, al alcance de su mano: no lo pudo tocar pues el duende,en ese momento, le sonriò tan gitanito...que entonces ella se deslumbrò de ese sol,y se le cayò el yeso del brazo,y se le cayó el vestido,y se cayeron las margaritas y la casa,y el cielo con toditos sus luceros.
Quedò prendida a no sé qué,
y a nada...

Y el beso del duende...pero eso ya serìa despuès, cuando quedò convertida su alma en mariposa...

Refranes, en otras palabras...



1.A perturbación ciclónica en el seno ambiental, rostro jocundo.
2.Más vale plumífero volador en fosa metacarpiana, que segunda
potencia de diez pululando por el espacio.
3.Ocúpate de la alimentación de las aves córvidas y estas te extirparán las estructuras de las fosas orbitarias que perciben los estímulos visuales.
4.Crustáceo Decápodo que pierde su estado de vigilia, es arrastrado por el ímpetu marino.
5.Relátame con quién deambulas y te manifestaré tu idiosincrasia.
6.H2O que no has de ingurgitar, permítele que discurra por su cauce.
7.El globo oftálmico del poseedor torna obeso el bruto vacuno.
8-Quien a ubérrima conífera se adosa, óptima umbría le entolda.
9.A equino objeto de un obsequio, no se le aquilatan las piezas odontoblásticas.
10-El rumiante cérvido propende al accidente orográfico.
11.No existe adversidad que por sinecura no se trueque.
12.La ausencia absoluta de percepción visual torna insensible al órgano cardíaco.
13.Al andar maltrecho aplicarle premura.
14.Cavidad gástrica satisfecha: Víscera cardíaca eufórica.
15.En este lugar existe un felino en cautiverio.
16.La persona que con antecedente implìcito deambule con cànidos salvajes,en ulular guturalmente se adiestrarà.
Y èste es para mèdicos muy,pero que muy cultos:
El que embriológicamente es traído al mundo con el diámetro anteroposterior de la cavidad abdominal aumentado, no logrará reducir su contenido visceral por más intentos forzados extrínsecos de reforzar dicha pared en su infancia.
(O sea: El que nace barrigón, ni aunque lo fajen de chiquito).

Godzilla y el zen...

a)
Una multitud en orden y reverencia, espera escuchar al gran Sensei.
El silencio cae como plomo cuando él vuelve de trabajar y entra a la gigantesca habitación.
No se escucha la respiración de una lagartija, ni siquiera las moscas se mueven reconociendo la gravedad de su gran presencia del Sensei.
Él es uno con la luz, su palabras son la sabiduría misma. El sabio Sensei se detiene, va ha decir algo...que glorioso día este para quienes han venido a escucharlo decir:
--Yo nunca veo la televisión--musita sabio.
La gente queda atònita primero,y luego aplaude...Pero la discìpula Asumpta Gramàtica baja la vista avergonzada,pues sabe que no se merece estar en presencia de ese magnìfico sabio, despuès de ver el maratòn de pelìculas de Godzilla en antena tres durante toda la tarde....

b)
Mientras caían los edificios el Sensei y su discìpula Asumpta corrían.
Entonces fuè que el Sensei tuvo una revelaciòn.
Se detuvo en seco y respirò unos asanas para luego decir:
- Detente,Asumpta,no temas...he comprendido que Godzilla es un buen tipo, en el fondo es japonès,y su actitud agresiva es solo un disfraz zen...-.
Asumpta quiso advertir al Sensei que lo que ella habìa visto en el televisor era otra cosa,pero no tuvo tiempo,porque fuè en ese momento que la enorme pata del saurio cayò sobre la iluminada cabeza del Sensei,dejàndolo convertido en una especie de flor de loto untada en el asfalto...

El mal Genio...



El Genio frotó la lámpara, y yo salí despedida por la abertura, liberada de mi prisión de quinientos años.
Él, cansado de ser esclavo de tantos avaros impertinentes y pedantes durante tantos siglos pretendió conseguir un genio personal para satisfacer todos sus caprichos. Pretendía esclavizarme para hacerme pagar a mi, por toda aquella servidumbre a la desgraciada burguesìa, que representaba su vida.
Por eso me había encerrado; para usarme en cuanto tuviera oportunidad, para desahogarse conmigo de su servil e infeliz vida de genio.
Al verme fuera de la làmpara,el genio exigiò malhumorado, que le concediera su primer deseo.
Y al instante, complaciente, le dije:

-Vale,genio...estoy esperando, dime ya cual es tu tercer deseo.

-Pero, Cómo que el tercer deseo?-reclamò el genio,extrañado- Y que pasa con los dos primeros?.

-Tu segundo deseo fue olvidar todo lo que sabìas desde el instante mismo en el que me pediste el primer deseo-le aclarè.

-Cómo?.exclamò indignado-Me cago en la làmpara!...porqué un genio tan listo como yo,iba a desear semejante cosa? Yo quiero conocer...

-Si-le expliquè serenàndolo-lo mismo te preguntè yo cuando me pediste esos dos deseos,pero tu me dijiste que eso sòlo un ser tan inteligente como tu podrìa entenderlo...

-Está bien!-dijo el genio satisfecho de ser tan listillo- mi tercer deseo es recordar todo lo que he olvidado, todo lo que alguna vez haya sabido y ahora se me haya olvidado...

-O sea...quieres volver al orìgen? Vaale...

Y entonces el genio desaparecio dentro de la làmpara,entre una nube de humo azulado,recordando que lo suyo era ver el mundo desde la abertura de una lamparilla sin pilas ...

Invocaciòn falaz...


Soñaba viendo su foto y era feliz contemplando aquèl rostro de nuevo.
Le pareció entonces que era tontería sòlo soñar con su foto y con el poder de sus sueños,la invocò.
Esa noche,de entre las sombras del jardìn, ella apareció.
Se acercò despacio,con una sonrisa dulce, y hermosa....
Delicada y sensual,se inclinó hacía èl.
En ese momento, desde la recàmara se escuchò un grito de estridente fiereza:
-A ver si ya me traes la maldita cena,que no te voy a estar esperando toda la noche..me estàs oyendo,inùtil?-ladrò la esposa con voz àspera.

Èl tragò saliva,e intentò una sonrisa,desatandose el mandil,queriendo hacerse el simpàtico con su invitada...
-Es que...-justificò èl-a la pobrecilla le da cantidad de hambre cuando tiene buen sexo...

Entonces la de la foto con una microdòsis de enfado por el camelo, le quitó al tipo su fotografìa con un movimiento firme,y rompièndola,lanzò los trocitos de papel al aire,y luego, sin màs,se fue.
Y el sujeto,apresurado,se dedicò a preparar la cena,antes de que su esposa le diera un zape por divagoso...

Lo que somos...






Después de grandes esfuerzos la pobrecilla de Asumpta Gramàtica logrò llegar a la cima de la montaña donde el sabio Sensei medita al borde de un precipicio.

-Sabio Sensei de la montaña...Tiene usted todas las respuestas?—dice ella.

-Si tienes tú todas las preguntas—dice el maestro.

Entonces Asumpta,atònita de tanta luz en la mirada del Sensei, entra en una especie de shock zen anirvanado,y cae al precipicio...

La risa del reflejo....

Asumpta se mirò en el espejo, emocionada de verse tan linda:

- Soy joven, saludable y muy bella,y con este kimono parezco una diosa. Sí...casi casi,soy perfecta,y realmente no tengo nada de qué preocuparme con esta buena apariencia que muestro...pareciera que todo lo hago bien y por ello merezco ser perfectamente feliz,amada por todos y morir-si es que muero,claro- dentro de muchos,pero muchos años,siendo una ancianita rica,famosa,amada, sabia y hermosa...

Pero Asumpta retrocedió con horror, cuando el cristal de la luna, soltò una maligna-y sincera- risotada al mas macabro estilo Dorian Grey:

- Jo jo jo!..Cuántas veces he escuchado esas mentirijillas...a quièn crees que engañas,tontuela!... jo jo jo...!

El antipoder...


En un lugar muy lejano existía una ley que prohibía a la gente amarse. Sin embargo, un día, un muchacho y una muchacha fueron sorprendidos infringiendo tal ley.

Los del pueblo eran muy estrictos con sus normas, así que sus castigos eran muy duros. Como pena por su delito, los dos amantes fueron encerrados en una celda subterránea para que murieran juntos.

Tres meses más tarde la gente decidió abrir la celda para dar sepultura a esos dos. Pero, todos se sorprendieron mucho cuando, al abrir la cripta, en lugar de los dos cadàveres se encontraron que los amantes habìan mutado en un ser luminoso que al batir sus enormes alas metàlico-azuladas despidiò ubìcuas cargas iònico-elèctro-ultra-atòmicas tipo Harp,pulverizando a todos,y extinguiendo asi,la vida en aquèl planeta.

Y luego el ser luminoso partiò hacia el punto màs lejano de esa galaxia...

Cuentos que son la leche...



A poco no te jode esa parte del cuento en la que no sabes lo que va a pasar y de pronto aparece una bella mujer que musita algo al oìdo de un hombre muy guapo, y piensas que es una historia de amor, pero luego ves que en lugar de un beso,la tìa que lo odia, lo quiere matar con una pòcima secreta y entonces piensas que se trata de un asesinato,pero luego te enteras de que el hombre es hijo de un troncazo del gobierno, y piensas que es una intriga política,pero luego se suben a un carro volador y sabes que están en Saturno y ves,aterrado, que la mujer tiene tres ojos y todos son extraterrestres....?
A poco piensas que son la leche esos cuentos que van a la mitad y aun no sabes de lo que se tratan realmente,pues pasa que hay una sujeta haciendo preguntas,como contando algo y no sabes a donde quiere llegar y deseas que el final valga la pena.... y cuando finalmente llega el final te enteras de que aunque pudo ser la mejor historia de amor con tonos noir,de repente te das cuenta de que el cuento es ya una mierda y los extraterrestres estàn sobre de ti...?


3.4.10

El fin del mundo...





Yo sé
que el fin del mundo
es probable,
sobre todo hoy
porque ha nacido
una estrella marina
en mi jardìn...

Pero,por favor,
no apuntéis al cielo
con vuestras profecìas:
se asustan los gorriones,
es primavera,
llueve,
y está el campo renacido.
Por favor,
no apaguèis la luna
de esperanza en el mañana,
que da sobre los pobres.

No tengo miedo,
no soy cobarde,
haría todo por mi patria,
pero no déis tanto crèdito a los mayas,
y a su fìn del mundo,
porque sucede una cosa terrible:
lo he amado poco
y aun no lo he besado...

Las tìmidas cosas...

Al lado suyo, pero no
de su mano,giro,y así le miro
andar por el jardín
del palacio:
las tìmidas cosas
que no pueden verse
aprenden a mirar.

No necesito
perseguirle a través
del jardín; en cualquier parte
los humanos dejan
señal de lo que sienten,
flores
esparcidas en el polvo del camino,
todas
blancas y doradas,
algunas
levemente alzadas
por la brisa matutina.
No necesito
seguirle adonde está ahora,
hundido en la hierba alta de ese campo,
para saber la causa de su pena,
de su humana
pasión,o de su rabia:
...por qué otra cosa
dejaría atràs todo aquello
que ha acumulado?
En silencio, frente a frente,nos hallamos.
Y sin verlo, yo sé que me ha mirado
con no sé qué recuerdo transparente
en sus ojos lejanos...
No ha cambiado.
Sé que los astros son el resto escrito,
lenguaje morse en una mancha negra,
y el eterno reencuentro estaba escrito
desde el primer crepúsculo del día,
y su inverosímil sombra es irisada
y me la da, incólume al rocìo,
ciñéndolo a esta alborada de recuerdo
tan blanco como nunca se hubo escrito.
Y luce para mí su nuevo día.
Todo lo que supe de èl
lo aprendí en las madreselvas
y a lo que faltaba, yo le puse nèctar
y en su crisol,
tallando calabazas en calesa,
jugando a ser sin ser,como siempre,
y hacer sin que se note.
Y como quien ve algo nuevo
se sorprende y sonrìe
cuando la luz de la mañana
como una caricia
aletea por su piel
como un tímido insecto...

Un instante de luz..

Hay arena y hay mar,
y un horizonte
que podría tocarse
con las manos.

Un instante de verde luz,
la primavera,
y barcas que tan solo adivino
más allá de la luz,
de la sal y la espuma.
Sin embargo, me circundan
palabras y señales.
Voy en busca de mí:
partí hace tiempo,
soy apenas,
la pisada brumosa en la memoria
de un distante hacedor
alto, trazando
nuevos seres, y nuevas alegrìas.
El sol viene a quererme:
siento, dentro,
ronronear mi pureza primitiva.
Viene un fresco perfume
de geranios y margaritas...
Las palmeras reiniciaron
su juego de sonrisas...

Veo gatos...



En ocasiones veo gatos.
Es decir, veo gatos donde no los hay.

Sé que puedo parecer loca por decir esto:
Sospecho que se me aparecen para dictarme cuentos de gatos.


Pero eso es todo, una sospecha.
Porque los muy cabrones no sueltan ni una palabra...


La princesa Colibrì...


Corre por el aire,
y no para un segundo su vuelo.
Tiene miedo de amor:
la niña àgil está asustada,
porque ayer evadiò apenas
el arco y las flechas reales
cuando vio a los guerreros
dispuestos a darle caza.

El vuelo de sus alas
cortò el aire y cruzò
invisible sobre ellos
tan suspiro fugaz,
que el rey dijo: "Matadla".
Pero el guerrero azul dijo:
"Está llena de gracia,
tiene el vuelo ligero
y las alas le brillan
al descender la noche.
Y cuando vuelve a palacio
huele a hierba y miel su pelo
y tiene los pies fríos
de haber volado tanto.
No la matéis, señor,
es Colibrì, la pequeña,
la más amada,
a la que habéis prometido
ser emperatriz de Tokio...
Dejádmela que viva.
Le cortaré las alas
y aunque se vuelva triste
los cielos de Okinawa
no volverán a verla..."
Eso fue lo que dijo.
Por eso ella corre por el aire
y no detiene un segundo su vuelo...

Al extremo del puente...





Al extremo del puente la luz es más intensa:
enceguece la luz en el puerto
y la mar es dorada,
mientras volvemos a comer juntos...

Ese hombre cada día más guapo
y a ti te rebasan las orejas.
Pasan los minutos como agua
y debes volver al trabajo...
Qué importa.
Qué importa el poco tiempo que tienes,
si él nunca tiene prisa,
qué importa si la sopa se enfría:
no puedes permitirte el lujo
de perderlo de vista un solo instante,
si cuando vas a citar
"yo siempre estoy triste"
él se anticipa y acariciándote
con los ojos dice
que le encanta tu alegría...

Mientras duermes...


Estoy aquí.
Pasa.
Un momento y termino.
Escribo algo difícil
sobre apegos
y absurdos...
Hace frío?
Hace amor, lluvia, viento?
Qué me traes?
(...Una manzana con caramelo?
...La fruta del Paraíso para niños,
qué detalle...)
Deja que también pasen
los árboles que vienen contigo,
el bosque, el mar, las grandes cataratas.
Esa ardilla que tengo aquí,
en el hombro,
me cuchichea brisas
y los pájaros llenan
de insurrección la casa...
Hemos tenido desilusiones
esta noche?
Siéntate.
Quito libros, papeles.
Como siempre
la invasión de las letras
que ya trepan, -las ves?-,
por paredes y techos.
Tienes las manos pálidas
y en tu cara
hay pesar y cansancio.
Quieres café...
una manta..
un poco de silencio...?
El sofà tiene floja
la sonrisa que rechina,
has de perdonarlo,
ya es viejo...
Toma mi cojìn preferido.
Quiero que estés contento aquì.
Escribo mucho.
Tanto como tu operas.
Qué ocurre?
La niebla del sueño se interpone,
y ya no me ves.
Los pájaros te ocultan
y esas ramas me vuelven
parte del bosque.
Te has quedado dormido.
Te albergan mis hojas.
Y mis ojos vegetales
te cobijan cerca. Tengo nidos
en los brazos y el pelo.
Devuélvete a tu pura
silueta de dormido,
a tus pàrpados perfectos
a tus pestañas recogidas,
a tu gesto inocente
rendido en la almohada,
a las horas de ensueño.
Vuelvète ese niño
que a solas descubrí
tras tu vigilia.
Ahora te comprendo
en este silencio...
Tomo una taza de café,
escribo mientras duermes,
y en la terraza
nace una luna niña, emergida
del polvo de los astros...

Dos cometas...



El cometa surcaba los infinitos universos, las brillantes galaxias,los abismos interestelares...
La cometa se deslizaba sobre blanquìsimos cirrocùmulos,en los hùmedos estratos,bajo el rocìo de los nimbos...

El cometa tenía una cola de polvo de estrellas.
La cometa, de moñitos de colores.

Cuando se encontraron en los límites de la estratósfera, enseguida se dieron cuenta de que sólo les separaba un artículo...

Así que lo lanzaron al aire y continuaron juntos el vuelo...

Y sin nada que se interpusiera entre ellos, fueron un par de cometas enamorados...