3.4.10

Al extremo del puente...





Al extremo del puente la luz es más intensa:
enceguece la luz en el puerto
y la mar es dorada,
mientras volvemos a comer juntos...

Ese hombre cada día más guapo
y a ti te rebasan las orejas.
Pasan los minutos como agua
y debes volver al trabajo...
Qué importa.
Qué importa el poco tiempo que tienes,
si él nunca tiene prisa,
qué importa si la sopa se enfría:
no puedes permitirte el lujo
de perderlo de vista un solo instante,
si cuando vas a citar
"yo siempre estoy triste"
él se anticipa y acariciándote
con los ojos dice
que le encanta tu alegría...

No hay comentarios:

Publicar un comentario