4.6.10

Boda Cósmica...

Se encontraron en el manzano. Era una noche cerrada, oscura.
Le dijo: Paseas entre las flores?
Contestó: Siempre salgo al jardín...
Sonriendo musitó: Yo, también, siempre salgo...
Pero, en ese momento, irrumpió la luna. Con todos sus tules.
Y con una llaga, como si hubiese sido violada dentro del traje de novia.
-Qué tiene la luna?
-No sé...
-Tendrá el corazón herido...?
A la enorme luz, se vio que la Vida estaba absolutamente desnuda, sólo con las trenzas múltiples, larguísimas.
El traje de la Muerte era augusto y deslumbrante.
Como el de un guerrero.
Como el de un clavel negro.
Al verse a los ojos, la Muerte y la Vida se colmaron de tul.
Y en el altar de los huertos, los cirios humearon. Pasaron los animales del crepúsculo, con las astas llenas de cirios encendidos y llegaron vistiendo galas el abuelo y la abuela, ésta con su vestido de rafia, su corona de pequeñas flores de lavanda.
Y dío un ramo a la novia ,que cargó todo su tul de florecillas azules, y tuvo los huesos de tul...
Por los senderos del huerto,llegaron carruajes extraños, nunca vistos, llenos de niños y de viejos. Venían sembrando arroz y confites,naranjas y huevos de paloma. Sabían que mañana habría palomas y arroz y magnolias por todos lados.
Tendieron la mesa...le dieron preferencia al druida pues era el que iba a celebrar la boda,con su oz de oro y su alegría. Luego partieron un pastel lleno de dulces, de pajarillos, de perlitas.Se dieron el beso bajo una ramita de muérdago.
Se oyó el cuchicheo de los niños, de los viejos.Y risitas.
Los cirios humearon. La música se volvió luz.
Los novios abrieron sus grandes alas blancas...y se fueron volando por el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario