1.7.10

Zapatos azules...



Había nacido con zapatos. Azules, finos, de taco alto,
que fueron la desesperación de todos los que la vieron
en aquellos días perdidos en el tiempo.
Y en la cara tenía varias dentaduras, y lentes celestes como
el fuego.
Al pasar, por la tarde, parecía el ángel de la devoración con
pies azules.
Mas, en realidad, amó la luz solar. Comía guindas, llevándose
una a cada boca.
Y sentía cierto temor e inmenso amor hacia el Maestro Tigre que llegaba en la noche a buscar doncellas.Y se perfumaba y se adornaba con las turquesas de Capadocia y era la primera en la fila,para brindarse a él...
Pero el Maestro Tigre detestaba los zapatos,y más si estos eran azules.
Y nunca la eligió...

No hay comentarios:

Publicar un comentario