24.8.10

La bruja volandera....

Aquella bruja llegó volando en una escoba extraña desde una tierra antigua y traía una loca idea de amor en un universo en blanco y negro.
Lo vió innecesariamente triste y gris, por lo que decidió poner lo mejor de sí misma y alegrarlo un poco.
Creo los colores de sus pósimas,tizanas y hechizos, uno por uno,le dio vida a cada cosita y animalito, para que tuviesen tonos y brillos. Así fué que le plasmó a ese mundo gris algunos locos significados y razones graciosas de ser. Y les enseñó a los matices a mezclarse y a combinarse,y para generar algo de alegría,le puso a todo polvitos musicales...
Con su vara mágica pintó el bosque,sus sendas y riachuelos,y luego llegó su turno a las flores, a las aves, a las alimañas y a las bestiezuelas, y todos escogieron los colores a su agrado, embelleciendo cada uno el mundo.

Después en su perol,prefabricó un arco iris vintage para hacerlo reaccionar luego al contacto de la brisa y la llovizna y lo impregnó de los colores más tiernos y bonitos,aunque algo pasados de moda...
Pero la lluvia le quedó por siempre agradecida, y ella, a modo de recuerdo dejó oculto ese perol por ahí, y por eso, a veces,ahora,se despliega el arcoiris con sus hermosos colores tras de la lluvia cuando la luz solar alcanza el perol de aquella bruja.

Un día,esa bruja divagosa,inventó el caleidoscopio,y a modo de despedida de esa humanidad,lo regaló a los niños para que miraran la vida desde diferentes cristalitos.

A algunos amarguetas,les dieron miedo esos colores de la libertad,y prohibieron usar esos caleidoscopios nuevos, temerosos de poner alegría a sus munditos, y desearon quemar a la bruja en leña gris,pero como la bruja prefería el color verde,no se concretó dicho plan.
Y por eso, la bruja volandera mejor apagó su estufa,cerró su herbolario,guardó sus cacharros mágicos,empacó sus libros y a su gato y se fue volando en su escoba a otro mundo que si apreciara,aunque fuera un poquito, esa magia...

Un año ya...


A un año de iniciar este vuelo en el ciberespacio.quiero recordar que heredé de la bisabuelita Ágata su delicada y funesta isla de pétalos,su nudosa escoba, su libro de antiguas recetas,sus gatos,sus tarros de menjurges y sus zapatos chinelos. Los cociné con merengue, los comí y lloré 7 gotitas ácidas por la bisabula Agatita... Y es que gracias a ese legado,y aunque parezca imposible,cuando todo está casi perdido,un sapito alado,risueño y rapídisimo subleva mi corazón huérfano que vuela montado en el viento galopando escobas y esparciendo algunas rolitas y estos raros conjuros...







Gracias por escuchar y leer...

15.8.10

Pegaojos...


Antes, por las noches de luceros y grillos,desde el fresquito más verdoso de la huerta,venía el señor Pegaojos con su tarro de miel y su costalito de arena fina. Él traía los sueños con perfume de jardines irisados de una luz huidiza como alitas de hada. Venía el señor Pegaojos con su caminar lento de hombre con bostezos acumulados y carita arrugada como un trapo,y su corazón tartamudo,repitiendo a lo rororororo y echaba su arenita de oro en los niñas de los ojos de los niños y viceversa,y los párpados se volvían unas tapitas de cofrecillos de cobre dónde se guardaban los sueños más bonitos,embadurnados con la miel pega-párpados de su tarro...
Pero ya no estás,Pegaojos,ya no.y los párpados son cofres de lluvia,y se abren en la estepa del insomnio con una luz astillada.Y entonces el pensamiento se ensombrece de pronto y declina el mundo aún más deprisa y sobreviene una noche destemplada,y muy larga,y una herida negra...
Don Pegaojos, mal bicho...por qué me niegas los sueños? ...por qué casi no los recuerdo? ...por qué su recuerdo es tan fugaz? ...por qué me cambias los sueños dulces por pesadillas? Me debes muchos años de sueños, señor Pegaojos, se los entregaste a los ladrones que me robaron también, otras cosas más sagradas...
Regresa,Pegaojos,con el verdor de los arces bajo la claraboya más blanca y lunática de la noche,toma mi frente en en la almohada,con la transparencia del brezo y el perfume del rosal y la retama bajo la lluvia nocturna:
Devuélveme mis sueños...

Hombre mirando al mar...












...Sentado en el rompeolas,
inmóvil como un retrato,
y elegante como un piano,
con su abrigo negro contra el doliente frío,
acurruca sombras en las esquinas
mientras lejanos perros ladran furiosamente
y saltan diminutas lágrimas de sal sobre la arena.
Está serio y bello,como su retrato.
Al igual que los héroes de melodramas,
da su bocadillo del almuerzo a las gaviotas.
No hace fotos,sólo abre los ojos
y afila la nariz como un cuervo silencioso.
El muelle de pescadores es mucho más
que una postal de viaje:
es una imágen inmensa y bella como un recuerdo.
Sentado como un piano silencioso,
él ya es parte de la ciudad marinera,
ciudad sin tiempo y sin prisas
que desaparecerá bajo la última lluvia del estío
cuando el último lobo de mar
leve las áncoras de su barcaza golondrina
y se pierda en el gris Mediterráneo.
En sus ojos la luz se extiende
más allá de las redes quebradas
y la mar refulge su color azogue que,
al principio de los otoños,
tiene la dulce Barcelona...

Un ángel caído...



Quien dice paloma, dice ángel caído y dice lluvia,como esa lluvia gris que caía desde las alturas, atravesaba los edificios inertes y se precipitaba a los pies de la ciudad.
Y con ella,llegó de repente y se depositó a mi lado y me invitó a invitarle a un café. Venía con la ropa arrugada y un libro azul de sombras bajo el brazo, la mirada indefinida y las alas marchitas.
Sus plumas se mezclaban con el agua, y las barría el viento dentro de los callejones y sobre los tejados. Algunas de ellas golpeaban a la cara de los indigentes, con otras jugaban los gatos, algunas se confundían con las húmedas palomas.
Llovía, una lluvia gris que deprimía a los payasos. Allá arriba las estrellas, y aquí bajo los paraguas,un mundo mojado, con un ángel caído llorando a mares sobre mi hombro...

4.8.10

Sentada en el café...







Sentada en el café cuentas el día,
el año, no sé qué, cuentas la taza
que bebes absorta; y en tu recuerdo,
la casa de los Portales en la tierra de lejos,
sin amor,muerta...vacía...

(Sentada en el ayer la cafetería
se mueve y duele, y en la luz escasa
la muerte en traje de mesera pasa
royendo, a solas, la melancolía....)

Sentada en el café oyes al mar
volverse lluvia, y el aletazo tibio
de no sé qué: tal vez del viento.

(Y en el sur de la memoria
el café se diluye en el tiempo
y queda la taza
vacía, sola... y a través del asa
pasa temblando el viento...
nada más, el viento...)

Mundo...


Mundo...
Te tuve
cuando eras dulce,
acariciado mundo.
Realidad casi nube,
...cómo te me volaste de los brazos!
Ahora te siento nuevamente.
No por tu luz, sino por tu agua,
percibo tu inequívoca presencia,
líquidos perfiles, húmedos meridianos,
...acuático mundo para mis dos manos...

La noche...



La noche es tan oscura...
Y es que alguna vez el sol amó a la noche. La quiso mucho, tanto como ella a él.
Pero se atravesó la luna.
El sol tuvo unos días de duda, mientras la noche se volvía oscura de tristeza. Ella nunca más quiso volver a verlo...

Ahora, por más que el sol la busque en todas partes, por más vueltas que da para encontrarla, ella lo evita eternamente...

El duende zapatero...


Como en los cuentos de duendes zapateros
él
lo hace por mí.
Y por eso le voy a dar
un abrigo de mariposas
blanco y brillante,
y le voy a dar
el paraguas de las golondrinas
como un premio especial
porque algo raro
llega al mundo en sus locas palabras
y llama al desorden, al desorden.
Y porque quizá tenga razón
y no necesito un desdoro más
en el lenguaje,
ni embriagarme de licor de calandraca,
para tener otra
manera de culpar
a la tribu por todo...
Pero él comprende,
él, como un duende zapatero
que desclava las palabras,
y hace el trabajo sucio
para luego,siempre alegre,
comerse mis perdices...

Almas de luna...







A veces un hombre
o una mujer


imponen su desesperación
a otra persona,y a eso lo llaman
"amar con toda el alma"...
(Lo que significa que para entonces ya adquirieran una.)

Pero a años luz hay otras almas distintas:
la noche es de verano,y todo un universo
se refleja a la luna: grupos de formas plateadas
que podrían ser árboles o casas,o naves espaciales,
y el angosto jardín
donde el gato se esconde para revolcarse en el polvo,
y la rosa, y los grillos y, en la oscuridad,
las olas blancas de espuma
transformadas en aleación
de agua con luz de luna,
almas acuáticas se aman
llenas de fulgor blanco
que en realidad es luz de luna,
que dejan la fugaz fuente de su vida
en los brazos de la arena, y brillan
unos instantes, como brilla la luna sobre la piedra,
en la arena o en la rocalla,
se besan las estrellas de la noche
con las estrellas del mar,
y el alma de la luna entre las nubes
sigue estando más que viva...

3.8.10

Pedaleo...





Aunque se rían
de los versos pasados de moda
que te escribo
y que dejo escondidos
en cualquier rinconcito,
pedaleo.

Y vagadeo así de veloz,que el faro de lejos
parece un fósforo encendido,
y llevo alas en las ruedas,
voy en llanta por las curvas,
pero conozco el paisaje y tengo alma intrépida
porque hago amistades
con recuas de perros de varios pueblos
y diversa índole.
Me ladran por los versos que te escribo.
Se arrojan a mis zapatos como gritonas pirañotas
de cuatro patas ...

Déjate caer...


Hay días con sabor a néctar
delgados, sonrientes, delicados
suaves, eternos
como dos silencios
en una sola mirada.

Vida,
suelta tu belleza
abre las manos
muestra el lenguaje
de tus alas abiertas
el cáliz de tu sonrisa
derramado en el azul trigal
de una quimera
y luego
déjate caer
en este montón de espuma azucarada
antes que el dolor
vuelva...