4.8.10

El duende zapatero...


Como en los cuentos de duendes zapateros
él
lo hace por mí.
Y por eso le voy a dar
un abrigo de mariposas
blanco y brillante,
y le voy a dar
el paraguas de las golondrinas
como un premio especial
porque algo raro
llega al mundo en sus locas palabras
y llama al desorden, al desorden.
Y porque quizá tenga razón
y no necesito un desdoro más
en el lenguaje,
ni embriagarme de licor de calandraca,
para tener otra
manera de culpar
a la tribu por todo...
Pero él comprende,
él, como un duende zapatero
que desclava las palabras,
y hace el trabajo sucio
para luego,siempre alegre,
comerse mis perdices...

No hay comentarios:

Publicar un comentario