25.9.10

Como gitanos...







Cuando el verano se acaba.
y los recuerdos ruedan
sobre los empedrados negros
como regueros de sombra:
Tú llegas como un gitano
y te sientas a mi lado
y te gusta hacer preguntas
y esperas
que yo extraiga un pez brillante
o una luna del fondo del agua.
Pescadora no soy.
Nadie me ha visto enturbiando la orilla del río
con unas botas de agua.
Lo que estremece al buscador de oro,
ese primer brillo convulso,
es la obseción del gitano.
Y tu llegas como los gitanos
con la botica en las alforjas
y perfumado de lunas y misterio...
Que los gitanos están armando carpas
lejos de Paris,
me dices con tus ojitos brillantes como la albaca...
que los gitanos se roban los destinos
dices con tu voz crecida de río...
que los gitanos te venden la suerte desde sus jacas
y las gitanas estiran los brazos al sol
vestidas de clavelinas gaudas
coronaditas de arcoiris y ríen y hablan
con su lengua al revés y bailan
con pies de polvito ventolero
y hacen cantar sus abalorios
en las muñecas de plata
en las orejas de filigrana
en el cuello de acerina
en la cintura de ópalo y esmeraldas
y en los tobillos,
en el pelo negro y en el pecho,
de rubí y oro
que un corazón rojito como tus labios, guarda...
y en las alunadas pestañas
cristalitos de lágrimas
y en el cobre de las pailas
y en el latón de todas las jaulas
que abren para que los osos
oigan las panderetas
y canten y bailen como tu,
que abres todas las jaulas
y osunamente das las palmas...
Y esperas que yo pase
volando sobre los juncos
con mis bolsillos repletos
de piedrecitas,pétalos y luciérnagas.
Pero maga no soy,mirniño...
Nadie me ha visto partiendo
nubes con una escoba de varas.
Sólo es que de tanto gusto que vuelvas
el sol de la tardor fragua
su bronce con las nubes del alba...

No hay comentarios:

Publicar un comentario