6.9.10

Delirio felino...



Cuando al Sensei le da por ser científico,habla cien idiomas, del zapoteco al esperanto. Y entonces cuando se mudó a una casa en la cual había un baúl sobre el que dormía un gato que supuso que era siamés,aprendió siamés,porque este gato lo tenía como hipnotizado, se miraban por horas,hasta que llegó a parecer que se convirtía ese gato, en el centro de la vida del Sensei. Un día,cuando descubrió que el gato no hablaba el idioma de Siam,porque era un gato criollo solamente, se le ocurrió que podría comunicarse con él en el idioma gatuno,y con esa idea comenzó sus experimentos. Con una grabadora recopiló todos los ronroneos,gruñidos,y maullidos. Luego,imitando sus registros llegó a dominar el vocabulario básico felino. Entonces habló con el gato, y en un triz, ya estaban conversando. Ese gato le contó la historia de los gatos, le dijo que eran una gran civilización felina, con un gobierno mundial, naves espaciales, etc... hasta que un día en el planeta Gatitón,verdadero nombre de la Tierra, quisieron simplificar sus vidas construyendo unos robots. Estos robots eran lo que nosotros conocemos como "personas". Diseñaron una persona con aspecto de Sensei para que se pudiera comunicar con ellos y transmitir,luego, sus mensajes a la comunidad de los humanos y éstos aportaran bastantes toneladas de sardinas,lácteos y otros suplementos alimenticios.
"Si el mundo no obedece estas reglas eliminaremos la raza humana..."-maulló el gato.
Entoces el Sensei supuso que nadie le creería la verdadera historia de los gatos, y por ello,con Asumpta,tomó el renfe hasta llegar a la última estación de tren, muy lejos de todo para sobrevivir,y estuvieron allí en ese rinconcito del mundo varias semanas...
Cuando el Sensei y Asumpta regresaron a la casa donde había un baúl con un gato dormido encima,notaron que todo estaba intacto y la civilización humana no se había destruido.
Para el asombro de Asumpta,resultó que el Sensei no estaba tan loco: el más perturbado había resultado ser aquel gato siamés...

No hay comentarios:

Publicar un comentario