25.9.10

En el baño...



Como un barquito de papel
en el centro del agua,
la bañera terca rebosa lentamente
en mitad de la mañana.
La tibieza del agua desatada,
liba la flor de las mareas
acarrea ruiseñores
y tortura con zarzas y gacelas
los ríos de la vida.
Así el agua ha llagado a este otoño
y deposita almendros
sobre mis pies descalzos.
Ya sólo espero el relato del agua,
el lento aroma líquido
de yerbabuenas y clavelitos
en el vapor en la bañera...
El día danza complaciente
como el agua matutina entre mis dedos,
y el control de la luz sobre mi cuerpo,
dona las horas que se yerguen
como caballos musicales.
Yo palpo mi piel tirada como una fruta nueva
y me interno
entre los fragmentos
que va dejando el día.
La ruta de las cigarras fluye
acariciada de enamorados cantos
y el sol se enreda en mis pestañas,
henchido, vaporoso, esculpido de sueño y de deseo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario