6.9.10

Ironía...




Nació malvada, burlona, esquiva e inteligente.

Era hija bastarda de una sociedad humana cobarde y retorcida que por muchas razones no asumía de frente sus juicios y sus comentarios.
Era la oveja negra de una rancia y tradicional familia que incluía a los chistes, a las bromas, a los sarcasmos, a las caricaturas, a las sátiras y a la Mala Voluntad (que siempre se disfrazaba de blanca paloma, y de la que la Ironía aprendió mucho).
Solía ser amena y divertida como casi todas las paradojas, pero el filo de su navaja era criminal, así como su disfraz era muy engañoso...Las Bellas Artes, reconociendo su talento (o tal vez por sus propios temores), la incluyeron en la Literatura como un estilo relevante y digno llamado Farsa, si bien estaba muy lejos de serlo.
La Ironía, astuta, sobrada e inteligente como nadie, sabía que no era para nada del agrado de aquellos distinguidos autorizados por el Olimpo para calificar lo bueno de las creaciones humanas, y que su aceptación en aquella élite respondía más a temores que a méritos...
Una sonrisa burlona fue su respuesta a tanta tontería: es que ella se conocía perfectamente,y era la primera en reirse de sí misma...

No hay comentarios:

Publicar un comentario