5.9.10

La otra...



Existen otros días que nacen amordazados,sin sentido como esos cuando,vestida con una de mis blusas, camina una mujer perdida entre el asfalto y esta pequeña gota de rocío que no baja del cielo.
Su rostro ya quisiera ser el mío pero se le olvida la risa, los trapecios donde juego por horas hasta alcanzar un pequeño equilibrio que pronto se rompe por alguna locura perfecta...
La blusa azul,le cae bien sobre sus senos, se ajusta en la cintura y ella,ilusa,quiere pensar lo que siento cuando me mira desde el otro lado del espejo... La pobrecilla no sabe que tengo la voz con gusto a bosque y manos de pueblo con aroma a tilo y un brasero donde quemo ausencias y algún trozo de cielo cansado para hornear mi pan sencillo...
No entiende,la vanidosa,mi costumbre de caminar hacia el día con pasos de toronjil,
y llevar junto al ombligo un tatoo que anuncia que soy una mujer libre,alguien que sin usar ni vender máscaras rosadas de boutique,puede ser femenina y misteriosa como la poesía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario