6.9.10

A la velocidad de la luz...




Estoy haciendo pruebas de velocidad:
Cuidado.
Retrocede.

No soy yo, que conozco la cinta del tiempo
y navego
a sabiendas
de que en el eter las estrellas tienen otro arbitrio
y otra medida
las fuerzas.
Es un mundo,
el que se queda atrás
inmerso en su noche.
Porque la luz de las estrellas es un elixir
de inocencia.
Es una bebida breve,
un néctar exótico,
ahora ya lo sé.
La probé.
De esas cosas que se toman un día
y siempre las recuerdas,
de esos aereolitos que te encuentras
y no vuelves a ver.
Como si te sentases un momento
a escuchar desde lejos la música de los soles.
Es duro y solitario
el viaje sideral de la inocencia.
Demasiada prisa en volver
como para no olvidarte algo...
Ahora ya lo sabes,
la inocencia es esa luz de estrellas
que se quedó en tu corazón...

No hay comentarios:

Publicar un comentario