23.10.10

La canica...


No sentía el menor interés por las joyas,los euros o los pisos; sin embargo, la canica parecía tener la extraña cualidad vital de un ser humano...
Estaba ahí, aparentemente inmóvil, pero dotada de vida. Un caos infinito, un universo en movimiento se resumía en su interior. Una especie de aleph borgiano, un ojo de cristal sin párpados, omnisciente, atento a cada movimiento. Una bailarina llama azul atrapada en una gota de agua: una paradoja de los elementos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario