30.11.10

La teoría de los mundos inversos...




Esa mañana,el Sensei se despertó con ganas de escribir una historia inquietante de amor...
Mientras se desperezaba,pensó que la idea que tenía era genial,y por ello pasaría a los anales de la literatura del monasterio en la montaña: comenzaría a redactar la novela de autoayuda gore ” Los Zombis que amaban demasiado a los dinosaurios y su influencia en la cardiología”: un best-seller asegurado- y se aventuraría con éxito en las sendas retorcidas de la poesía ciberpunk con el fin de ganarse la simpatía de los intelectuales,tarea ardua,ya que son bastantitos,porque es cosa de levantar una piedra,y hay infestación,así que haría una edición de algunos miles de libros para alcanzar la fama,y hasta el nobel de medicina...
Sin embargo,todo eso no pudo ser:
Porque al levantarse por fin de la cama, y al calzarse las zapatillas distraído, los pies no entran. Forzando un poco, apretando de un lado y de otro, introdujo el pie. . Con fuerza... Otra vez.
Primero notó que su pierna estaba recubierta de tela fina hasta la rodilla. Y luego se dió cuenta de que no eran las zapatillas sino unas mangas. Siguió,terco, tirando hasta que el pecho,a donde le llegó al cinturón del pantalón. Intentó ladearse y al final pudo entrar por una pernera. Sacó la cabeza para respirar...El dobladillo le arañaba el cuello,pero podría respirar,más o menos...
Y en ese momento se dió cuenta: Definitivamente la profecía era cierta. El mundo había dado la vuelta y alguién había decidido poner a los humanos en su sitio.
Y ahora el Sensei, para calmar los nervios,se ha refugiado en el café,mientras intenta convencer a Asumpta de que le ayude a esparcir la teoría postnuclear de los Mundos Inversos ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario