22.12.10

Alegres fiestas, les desea el Sensei...








El Sensei,que detesta la hipocresía y el consumismo de las fiestas decembrinas,esperaba un taxi ,totalmente malhumorado,cuando divisó a un santaclosote de 4 metros cortar el aire con una navaja e introducirse en un hoyo de donde nacían miles de luces coloridas. El Sensei achacó la culpa de todo al desayuno que se tomó en ese bar adornado con inaúdito mal gusto navideño y que desde el principio le dio mala espina. Al volver al mismo bar, que al menos estaba cerca y tenía precios razonables, bebió su café con una notable expresión de hostilidad y desconfianza.Esta época de regalitos y comilonas,lo hacía sentir frustrado.
La frustración es como cagar, pensó el Sensei. No hay forma de hacerlo ver elegante.
Y fué cuando-según él- su estrés hizo estallar las miles de lucecitas y el santaclosote se fué al carajo..Adentro la música rock hacía vibrar todos los vidrios.
Y afuera los aliens nos invadían...y debido a ello,el Sensei cobró conciencia con una alegría malsana, de que estas fechas pronto acabarían,junto con todo lo demás...
Por eso es que el venerable maestro zen,sintió que por primera vez, que esta será para él una alegre navidad en compañía de sus amiguitos extraterráqueos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario