31.1.11

El valor de las palabras...


El banco negó el crédito a los verbos, luego los de hacienda recortaron la partida presupuestaria para adjetivos,por eso los sustantivos y las tíldes se declararon en huelga, la ortografía y la sintaxis tomaron las calles con todos sus complementos -directos e indirectos- para proclarmar un Paro General; todo esto mientras las musas del Parnaso lloraban por un crédito en euros, impagable…

-Peste de crisis-masculló el Sensei cabreado padentro-y al ver que habían desaparecido las comas,estalló más aún: Marditos roerores! hasta ellos se han puesto a favor de la inflación,pero ya les daré dos leches a los mastardos…!!!
-Es que en estos tiempos ni los ratones respetan el trabajo intelectual- argumentó Asumpta.-El mal viento de la desesperanza ha borrado hasta los paréntesis...
-Esto no puede seguir así, a menos que continúe-puntualizó sabiamente el Sensei...
Ambos quedaron en silencio,reflexionando,cuando de pronto,las palabras que se habían quedado dormidas en la papelera, empezaron a despertarse de nuevo en sus manos y a derramarse calidamente por los papeles y en las pizarras de las aulas, y en los blogs,y hasta en los recaditos personales imanados a la puerta de la nevera…
-Escribe digna pluma, escribe-pidieron el Sensei y la díscipula al unísono- , no dejes de escribir, porque ni tu, ni tus palabras podran ser proscritos por algo tan prosaico como el dinero...

Y de momento, lo escrito por esos dos ya ha generado algunos créditos...

El amo de los dragones...










Ese hombre es dulce como un melón,
que perfuma todo lo mismo que sus rosas,
y adentro debe tener un ángel
con el corazón y la cintura siempre en llamas.
Es como un santo,
o como el amo de los dragones:
vuelve de oro y de sonrisas
todo lo que toca;
posee todas las virtudes, ningún defecto.
Yo le saboreo,
y después lo voy a festejar en un poema.
ahora, sólo digo lo que él es:
un relámpago,
un perfume,
el hijo varón de las rosas...

Uy,qué frío...


Volver a caminar
sobre la nieve
es como andar
de puntitas sobre la nada:
Libertos
Libertinos
congelados
ricos
ricas
pobres pobras
cualquier rato los pasos
se nos pierden tras
de los besos copos de vaho
No meditan,los besos,
no se asustan, no se bailan?
De hacerlo
no sabrían dónde meterse
a quien abrazar fuerte
hacia donde correr gritando
no me dejes,uy qué frío,
no te vayas no me vaya
Se está muy bien aquí
entre nosotros
en confianza
al calor de la fogata
floreciendo amándonos riendo
comiendo no comiendo retoñándonos
Mañana ya es otro día
porque a veces el Sol arde demasiado
y otras muchas su oro se oscurece,
y aunque su luz acaba declinando
tu cálido fulgor sobre la nieve
copito tras copito permanece...

Efecto de mariposas...


Yendo por aquel campo, aparecían, de pronto, esas extrañas
mariposas. Las llamaban por allí, virtudes o espíritus. Pero, en
verdad eran la producción de seres florales, casi inmóviles a media brisa
iluminando con sus colores vivos todo el prado.
Eran almas, al parecer, del otro mundo, y casi eternas,
porque el viento y la lluvia las lavaban y abrillantaban, cada
vez más. Era de ver aquellas nieves, aquellas cremas,
aquellos tonos purísimos... Esos rocíos, esas gemas,
esos espejos.
Escultura, o pintura, o escritura, nunca vista, pero, fácilmente
descifrable.
Al entreleerla, venía todo el ayer, y se hacía evidente
el porvenir.
Los amores sublimes están allá, donde él me dijo...

El booguie de las ardillas...










En la puerta abierta al nuevo día vuela el ave de las alas azules y penacho soleado. Batiendo sus alas, se sienta en una rama a su lado porque entiende la timidez de las ardillas.

- Te gusta la alborada? - Le pregunta el pájaro, con la cabeza gacha.

- Sí, mucho - dice el Sensei...-pero ahora estoy esperando que las ardillas salgan de sus apestos agujeros a bailar sobre la nieve...

- Estoy muy contenta de eso-canta el ave-Es muy importante que hoy des lo precioso que tengas, porque eso podrá traer alegría a otras criaturas...
El Sensei rie y la nieve se derrite en una circunferencia de tres metros a su alrededor.

-Bueno, silba el ave-Que tengas un buen año, que la suerte te busque en tu corazón grandote y ordenado,que la vida te trate dignamente.
Ahora.te daré un paseo aereo: te sientas en mi espalda, mientras volamos a tu casa pequeña casa bajo la setas.

El pájaro con el penacho color mandarina agita las alas azules, se desliza hacia el Sensei que trepa feliz a su lomo, luego hace un círculo sobre un área cubierta de nieve y vuela hacia la cima de una colina boscosa y distante.

El silencio cae en la nieve esponjosa. Y es que cuando la silueta de un pájaro que vuela asi desaparece en la neblina de color blanco, de lejos llega siempre la canción mágica del invierno, apenas audible, pero increíblemente alegre para que bailen las ardillas...