31.1.11

El amo de los dragones...










Ese hombre es dulce como un melón,
que perfuma todo lo mismo que sus rosas,
y adentro debe tener un ángel
con el corazón y la cintura siempre en llamas.
Es como un santo,
o como el amo de los dragones:
vuelve de oro y de sonrisas
todo lo que toca;
posee todas las virtudes, ningún defecto.
Yo le saboreo,
y después lo voy a festejar en un poema.
ahora, sólo digo lo que él es:
un relámpago,
un perfume,
el hijo varón de las rosas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario