31.1.11

El booguie de las ardillas...










En la puerta abierta al nuevo día vuela el ave de las alas azules y penacho soleado. Batiendo sus alas, se sienta en una rama a su lado porque entiende la timidez de las ardillas.

- Te gusta la alborada? - Le pregunta el pájaro, con la cabeza gacha.

- Sí, mucho - dice el Sensei...-pero ahora estoy esperando que las ardillas salgan de sus apestos agujeros a bailar sobre la nieve...

- Estoy muy contenta de eso-canta el ave-Es muy importante que hoy des lo precioso que tengas, porque eso podrá traer alegría a otras criaturas...
El Sensei rie y la nieve se derrite en una circunferencia de tres metros a su alrededor.

-Bueno, silba el ave-Que tengas un buen año, que la suerte te busque en tu corazón grandote y ordenado,que la vida te trate dignamente.
Ahora.te daré un paseo aereo: te sientas en mi espalda, mientras volamos a tu casa pequeña casa bajo la setas.

El pájaro con el penacho color mandarina agita las alas azules, se desliza hacia el Sensei que trepa feliz a su lomo, luego hace un círculo sobre un área cubierta de nieve y vuela hacia la cima de una colina boscosa y distante.

El silencio cae en la nieve esponjosa. Y es que cuando la silueta de un pájaro que vuela asi desaparece en la neblina de color blanco, de lejos llega siempre la canción mágica del invierno, apenas audible, pero increíblemente alegre para que bailen las ardillas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario