28.4.11

Ansia de libertad...


Decía que ansiaba esa libertad de la que hablaban...
Sin embargo,un día halló un hoyo en el muro que aprisionaba su casa, y lo único que se le ocurrió hacer fué... reparar ese resquicio inmediatamente...

23.4.11

Historias siempre habrá...

Todo acaba -me repito.
Le miro en mi mano
como lo miraría una diosa cruel y exacta.
De repente me siento muy triste...

Releo bien: lo que se llama olvido
lo recuerdo.

Afuera, ruidos, ramas de un pino vacilante.
Y luego nada. El débil sol
temblando sobre la superficie marina.

Un libro se acaba: aquello que temías,
ser un personaje y no poder hablar,
termina abruptamente. La tierra real
se inclina un poco, y lo que tomé por letras
son aves que se hunden
como flechas en bajos arbustos.

Tú que no recuerdas
el paso de otro mundo, te digo
que la vida empuja prosaica
y muda
pero podría volver a hablar:
lo que vuelve
del olvido vuelve
para encontrar una voz:
La palabra escrita surge
del centro de una vida
y brota como un fresco manantial,
de sombras azules
y profundas en celeste aguamarina.
Al final del sufrimiento
nos esperaba esa puerta...
Mi sonrisa triste
lentamente asciende en el vacío
envuelta en el vaho del magma literario
y hay plumas de pájaros rotos
sobre las tapas de mi leído libro,
mientras escucho el silencio...
Mañana nuevos cuentos habrá...


bona diada de Sant jordi.

Oda a la crítica del libro...



Yo escribí cinco versos
uno verde,
otro era un pan redondo,
el tercero, una casa levantándose,
el cuarto era un anillo,
el quinto verso
era corto como un relampago
y al escribirlo
me dejó en la razón su quemadura,
y bien los hombres,
las mujeres,
vinieron y tomaron la sencilla materia,
brizna, viento, fulgor, barro, madera,
y con tan poca cosa, construyeron paredes,
pisos, sueños.
En una línea de mi poesia
secaron ropa al viento,
comieron mis palabras,
las guardaron junto a la cabecera,
vivieron con un verso,
con la luz que salió de mi costado,
entonces llego un crítico, mudo
y otro lleno de lenguas,
y otros,
otros llegaron ciegos
o llenos de ojos,
elegantes algunos,
como claveles con zapatos rojos,
otros estrictamente vestidos de cadáveres,
algunos partidarios del rey
y su elevada monarquía,
otros se habían enredado en
la frente de Marx
y pataleaban en su barba,
otros eran ingleses,
sencillamente ingleses,
y entre todos,
se lanzaron con dientes y cuchillos,
con diccionarios y otras armas negras,
con citas respetables,
se lanzaron,
a disputar mi pobre poesía,
a las sencillas gentes que la amaban.
Y la hicieron embudos, la enrollaron,
la sujetaron con cien alfileres,
la cubrieron con polvo de esqueleto,
la llenaron de tinta,
la escupieron,
con suave beningnidad de gatos,
la destinaron a envolver relojes,
la protegieron,
y la condenaron,
le arrimaron petróleo,
le dedicaron húmedos tratados,
la cocieron con leche,
le agregaron pequeñas piedrecitas,
fueron borrándole vocales,
fueron matándole sílabas y suspiros,
la arrugaron e hicieron un pequeño paquete,
que destinaron cuidadosamente a sus desvanes,
a sus cementerios,
luego se retiraron,
uno a uno,
enfurecidos hasta la locura
porque no fui bastante popular
para ellos,
o indignados de dulce menosprecio,
por mi ordinaria falta de tinieblas.
Se retiraron, todos,
y entonces, otra vez,
junto a mi poesía,
volvieron a vivir mujeres y hombres,
de nuevo hicieron fuego,
construyeron casas,
comieron pan,
se repartieron la luz,
y en el amor,
unieron relámpago y anillo.
Y ahora perdonadme señores
que interrumpa
este cuento que les estoy contando,
y me vaya a vivir para siempre con la gente sencilla...

Pablo Neruda.

Feliz día de Sant Jordi .

Rosas de Sant Jordi...


Las floristas se guarecen de la lluvia un paso atrás de su puesto perfumado.
Voy hasta la esquina de la Rambla y allí pongo mi sonrisa: mi tesoro.
Por siempre libros amados que saben decir los sueños y hombres desamados que se marchitan de rutina y que mezclados con los libros se perturban, se apasionan en las mesas de los librerías,abiertas al aroma de las rosas y al sueño del mañana con sus tres o cuatro rebajas a la venta.
El mismo perfume de flor y libro desde hace años,pero ahora el amor está hecho de pan,y pétalos,y risas y dragoncitos de grenetina,una muy gustosa condición para enfrentar
al Dragón con rosas y azúcar...Mucha gente se gruza en mi camino,escudándose en sus libros nuevos y en sus rosas,y yo les miro haciendo vizcos,para que sepan lo felices que somos este día...Y entonces lo diviso entre la multitud: sin duda sobresale de la masa homogénea por su armadura de caballero: Hacemos contacto visual mientras esperamos que el semáforo nos deje cruzar la avenida,él está en la vereda de enfrente y levanta la visera de su cota de malla,y se guarda la espada,mientras me mira de pies a cabeza: me sonrojo. A la luz verde,su andar firme me aturde: Camina serio y alto. Quedamos frente a frente,yo inmóvil y el hábil como un guerrero,toma las rosas de mi corazón,y se escabulle entre la gente...

Un muy feliz día de la Rosa y del Libro para todos.

Drac. el comerrábanos...


El Sensei,en un rapto de entusiásmo,quiso igualar a Sant Jordi,y decidió trepar al árbol de la noche y desde sus ramas verdinegras retar al Dragón más temible del reino,y éste,ni tardo ni perezoso,apareció aspirando su ardor tremendo sobre el prado florido y sobre el gorro del Sensei,del que sólo quedó un poco de ceniza. Amedrentado,el Sensei cerró los ojos,pero a través de sus párpados puedo ver las llamaradas de cobalto que cubrieron árboles,rocas y riachuelo, y los retazos de tizne añil que cayeron sobre su mejor saquito blanco... El Dragón pronto se aburrió y se fué quemar a otro menos pequeñuelo... La oscuridad,entonces, rodeó al Sensei,que daba vueltas en círculos cada vez más apretados tratando de apagar su humenate saquito,,sus botas,y su barba,hasta que inadvertidamente cayó sobre el líquido espeso que resultó ser popo del sucio Dragón... Sobre eso que apestaba a rayos,el Sensei, yació inerte, brazos y piernas extendidos, sin voluntad... Como en una cama de popo apestosa se quedó reflexionando,con la vista perdida en un cielo sin nubes.
-Si un día cualquiera de abril.se dijo el Sensei con firmeza-cayera un meteoro verde y caliente en mi patio, y de él salieran cinco enanitos cabezones a ofrecerme uno de cinco superpoderes, escogería sin dudarlo el poder de nunca más en esta perra vida retar a un asqueroso y cagón reptil alado,que antes de la pelea haya tragado rábanos...

Feliz día del Libro y de la Rosa para todos.

3.4.11

Semilla...


Hallé una semilla bajo la lluvia.
Brillaba como un húmedo tesoro.

La conservé como un misterio.
Atraía su redondez, su pulimento, su impasible dureza.

Salí de viaje.
La ventana quedó abierta.
La lluvia mojó la semilla.
Regresé; la encontré herida de vida, mostrando una verde sonrisa.
Al sembrarla, dejó salir el árbol que latía en ella...

Rabito...










Cuando rescatamos a Rabito de ser guisado con patatas y arbejas,no imaginamos lo que sucedería por él...
Primero fué el ventarrón que se llevó la casa de campaña,luego pasó lo del pinchazo en la rueda de la moto en plena noche que nos hizo derrapar,más tarde la tormenta eléctrica estallando sus relámpagos a tres metros de nosotros mientras nos guarecíamos en una frágil palapita del camino... Y por último el frío mortal de la escarchada al amanecer...Y ahora,cuando las cosas parecían volver a la calma, los vidrios de la casa rotos por la fuerza de la tempestad y las alertas de marejada que pueden inundar el sótano...Todo parece poner a prueba nuestros frágiles residuos de valor y cordura.

Parece que Rabito está gafado y nos trae mala suerte, quise bromear...
En lugar de eso, miré enternecida sus inmensos ojos rojos y él le acarició su patita blanca y tibia mientras suspiramos resignados....

Desde el pasado vino...


Fué hace más de diez años.
Solicitaba mi primer empleo y ella era la jefa.
Me urgía el trabajo,y se lo comenté.
Me echó de su oficina sin ninguna piedad.

Hoy, ella es free-lancer y yo soy directora...

Ya nadie lo emplea fijo,porque es vieja
y se ganó muchos enemigos...
No me recuerda.
Desde el pasado vino a pedirme empleo.
Y su derrota me llena de atávico terror:
Ahora la bruja seré yo...?

Equilibristas...


Paseaban por las ramblas.
– A los lados, si no te aborda un Testigo de Jehová, te acecha un carterista- señaló el Sensei.
–Cómo evitarlos?- preguntó Asumpta.
–Camina como yo, por el medio y bien sujeto.... Y detente en la acera sólo para descansar o atarte los cordones...
Compraron un refresco en el chiringuito...
Un papalote se enredó en las ramas de una palma.
Una mendiga pagó el pasaje de bus a un señor recién asaltado.
Un gato cruzó por el rayado y con el semáforo en rojo.
Cuando llegaron al puertoe ntendieron todo:
..se bajaron de los zancos e hiciéronse
uno del otro sobre la cuerda floja de las olas...

Amor de los incendios...


Casi espíritu de fuego,
casi la empuñadura
de una idea
del fuego
o aire
de pájaro o espada,
pero inmensamente libre...
y en su interior hay ciervos y prodigios,
acaso un charco de oro...
Amor de los incendios y de la perfección,
amor entre la gracia y el abismo,
como medio cristal y media luna blanca,
como vena furtiva de paloma:
sangre de fenix antiguo que perfumará
las cerraduras de la muerte...

Gotas de agua...

Y después de la lluvia
la vida sigue fluyendo,
como fluye el arroyo
bajo la luna menguante,
cuando los árboles duermen,
y los libros de poesía se sueñan
húmedos de tinta,
o los búhos bailan en sus ramas
y las gotitas de agua saben
que se volverán estrellas.
Gotas de agua
que nos sorprenden
en una tormenta enfadadísima
en pleno mes de marzo.
Marzo que se pierde
en en el laberinto
de tu pelo.
Gotas que se deslizan
por la piel del aire
tatuando acrobacias
transparentes
e igual que las golondrinas
son anarquícas okupas de la primavera...
Gotas de agua
que mezcladas con saliva y sal
acarician la sed de tus labios...
Gotas de agua congelada,
consuelos del dolor
transformadas en lágrimas
evaporadas en su caída
a los charcos.
Gotas de agua
que curan las heridas
que calman y apagan la fiebre
y lavan las almas.
Gotas humildes y sabias
que acarician los pies en las orillas
de las aceras y que reflejan
los ojos ciegos y los labios mudos
de los que corren
con sus paraguas
atravesando el delicado
cuerpo del agua...
.

La vara...


El Sensei buscaba su vara mágica
que había extraviado durante el invierno,
creyéndose que esa era la que le daba poder
y que debido a ella se le quería...
Pero despistado,no supo donde la dejó.
Y no podía cortar una nueva
porque perdería la magia.
Debía hallarla.

Pasó días y noches en el silencio bosque…
hasta que la halló.
Naturalmente pulida, bellamente matizada.
Le acarició,la admiró...

“Golpéala”, susurró su voz interior.
Titubeó... !Golpéala!" urgió con más energía su voz íntima.
Por fin el Sensei obedeció.
Al hacerlo la vara de almendro crujió, partiéndose...

“Eres demasiado obediente”-aleccionó su voz-,
"ahora sin varita mágica nadie te querrá"...
"Y tu eres una verdadera monserga" regañó el Sensei a su voz interior.

Y enfadado retomó el sendero donde Asumpta-que coincide en esas y otras supercherías con el Sensei- lo esperaba con una nueva varita de avellano para él,mucho más resistente que la varita antigua ...

Hojita verde...



Había despertado convertida en hoja un día cualquiera de primavera. Una no es más que aquello que es y eso se llama realidad, concluyó al ver su nuevo estado, mientras alargaba su modorra entre las sábanas.
La falta de un brazo para estirarse y una boca para bostezar habían sido la primera pista. Había oído y mirado a la mañanita entrar por su ventana sin ninguna dificultad, aunque de una manera imprecisa, como si los sonidos y las imágenes del ambiente la poseyeran. La falta de oídos y ojos no la había sorprendido tanto como la falta de piernas, ni tampoco su flamante pequeñez, como si no ser más grande que una moneda fuese natural. Lo era para una hoja, y con esa certeza se había esfumado cualquier recelo.
El viento silbó con ganas esa mañana, como si quisiera barrer de un golpe los nubarrones de la víspera. El aire se había colado en chiflones por las rendijas del baño y había agitado las sábanas casi imperceptiblemente. El contacto con la tela le había develado una figura ovalada, de textura suave y un fresco aroma a yerba... "Huelo a bosque profundo", pensó, y sonrió toda, ya no sería más ella...sino que sería otra,plena de humedades, de brotes y de semillas...

Se colgó de la primera ráfaga que logró abrir la ventana y se dejó llevar hacia la primavera en el monte, siempreverde, sedosa y ondulada...

Árbol y viento...


Me cuelgo como un nido en tu rama nueva sauce llorón de bordelago y el viento enlaza mi risa a esa rama bamboleante y me enreda en tus piernas largas de madera y me trepo para que me tengas a cuestas contra la brisa marina en remolino...Y colgada a tu tronco los círculos concéntricos del viento me reprenden por no oirlos ,y enredados en su enfado lanzan tus hojitas a piruetas desatadas como súper novas eyectadas al infinito...Seguro que si me suelto, me volveré una con el viento,antes de besar al tierradiablo tres metros más abajo...

Florecita...


Una niña zapoteca linda como una florecita de luna cogió dos mariposas y dos luceros y los puso entre su cabello de misterio y su vestido de lana roja mientras iba,por vez primera, camino a su escuela en el monte y bajo un sol de estreno...