23.4.11

Historias siempre habrá...

Todo acaba -me repito.
Le miro en mi mano
como lo miraría una diosa cruel y exacta.
De repente me siento muy triste...

Releo bien: lo que se llama olvido
lo recuerdo.

Afuera, ruidos, ramas de un pino vacilante.
Y luego nada. El débil sol
temblando sobre la superficie marina.

Un libro se acaba: aquello que temías,
ser un personaje y no poder hablar,
termina abruptamente. La tierra real
se inclina un poco, y lo que tomé por letras
son aves que se hunden
como flechas en bajos arbustos.

Tú que no recuerdas
el paso de otro mundo, te digo
que la vida empuja prosaica
y muda
pero podría volver a hablar:
lo que vuelve
del olvido vuelve
para encontrar una voz:
La palabra escrita surge
del centro de una vida
y brota como un fresco manantial,
de sombras azules
y profundas en celeste aguamarina.
Al final del sufrimiento
nos esperaba esa puerta...
Mi sonrisa triste
lentamente asciende en el vacío
envuelta en el vaho del magma literario
y hay plumas de pájaros rotos
sobre las tapas de mi leído libro,
mientras escucho el silencio...
Mañana nuevos cuentos habrá...


bona diada de Sant jordi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario