23.4.11

Rosas de Sant Jordi...


Las floristas se guarecen de la lluvia un paso atrás de su puesto perfumado.
Voy hasta la esquina de la Rambla y allí pongo mi sonrisa: mi tesoro.
Por siempre libros amados que saben decir los sueños y hombres desamados que se marchitan de rutina y que mezclados con los libros se perturban, se apasionan en las mesas de los librerías,abiertas al aroma de las rosas y al sueño del mañana con sus tres o cuatro rebajas a la venta.
El mismo perfume de flor y libro desde hace años,pero ahora el amor está hecho de pan,y pétalos,y risas y dragoncitos de grenetina,una muy gustosa condición para enfrentar
al Dragón con rosas y azúcar...Mucha gente se gruza en mi camino,escudándose en sus libros nuevos y en sus rosas,y yo les miro haciendo vizcos,para que sepan lo felices que somos este día...Y entonces lo diviso entre la multitud: sin duda sobresale de la masa homogénea por su armadura de caballero: Hacemos contacto visual mientras esperamos que el semáforo nos deje cruzar la avenida,él está en la vereda de enfrente y levanta la visera de su cota de malla,y se guarda la espada,mientras me mira de pies a cabeza: me sonrojo. A la luz verde,su andar firme me aturde: Camina serio y alto. Quedamos frente a frente,yo inmóvil y el hábil como un guerrero,toma las rosas de mi corazón,y se escabulle entre la gente...

Un muy feliz día de la Rosa y del Libro para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario