17.5.11

Oro...


Antes de acariciar sus cálidos labios,y condenarla así a una dorada eternidad, el rey le pidió que desnudara su cuerpo infinito y, ya desnuda y con los ojos cerrados, dispusiera su boca amante...
Fue entonces cuando Midas la besó para siempre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario