6.8.11

Pajarito...

Cuando huyes,siente
la rama que te sostiene
un vacío de añoranza:
Nos aislamos en las cosas pequeñas,
en la mínima y frágil libertad
de las cosas pequeñas
y nos cuesta en verdad dejarlas,
porque al abrigo de los minúsculos objetos
inevitablemente cotidianos
existe todo un mundo no sabido de ternura.
Cómo a ti la rama te sostiene
a mi tu canto me llena
las manos de agua-luz,
y con tu trino soy tan pura
como la voz de una gota de agua,
y tan grave y ligera
como la tarde.
Yo te tengo, pajarito,
en el secreto fugaz de las cosas,
porque todo, ahora, está en tu canto
y en tu presencia
frágil,
sobre la rama...

No hay comentarios:

Publicar un comentario