9.11.11

Atenea y el gusano...


Atenea habló con gentileza al gusano.
Y con eso el gusano tuvo para inflarse tanto que supuso estar a punto de aplastarla...
No fué asi, porque en ese momento, la diosa olvidó haberlo siquiera imaginado y el gusano volvió a su mísero tamaño cotidiano...


No hay comentarios:

Publicar un comentario