15.12.11

Noche buena...










La noche
de Nochebuena
volveré a bajar
como si fuera
una tromba
de seis años
las escaleras.

Apurada,
recogeré las agujas verdes
que se dejo la bonita
hada del abeto.
Y luego,
en el patio de la casa,
romperé una piñata
que será una estrella
que tenga tantos dulces
como el caramelo de tu nombre,
que besaré despacito
bajo la rama del muérdago
para que tu sueño
sea mi sueño.
Bajaré corriendo.
Para que seas
mi paz,
mi risa
y mi lucero,
mi cagatío
mi hombre de nieve,
mi Nochebuena ...
.

Que el nuevo año les sea bueno y bello,que la alegría ilumine los corazones,y que los sueños germinen...

Felices fiestas!

La dulce torpeza...






El Sensei subió hasta la mitad de la montaña, encendió un cigarrillo para pensar mejor y observando la nada y el todo a la vez se preguntó de dónde salió todo, incluido él...Y si todo eso fuera una ficción, y nada de eso existiese...?
Con el ritmo del invierno clavando sus uñas frías en el cielo plomo el Sensei recordó a los desamparados,y supo que daría su corazón de chocolate calientito a todos ellos.
Lo demás poco importa,se dijo.
Y retomó sus pasos por el bosque, mofándose de los grilletes de la niebla,al borde bellísimo de sus pinares y abismos...
Pero héte ahí,que caminó hasta la vereda del sol...
Craso error.
Porque su corazón de chocolate se derritió y ya nadie recordó su dulzura sino su torpeza...
Sólo Asumpta recompuso un poco,a fuerza de lamiditas congelantes,la bola cardíaca-que así quedó su corazón- del Senseí...


Gaviotas...






Las gaviotas miran al náufrago...El náufrago mira a las gaviotas... En medio se halla el pez...Y el mar se rinde al viento invernal...
Pero a la distancia, tierra adentro,en la montaña, sin memoria de alga o pez perdido, el poeta define, en una hoja blanca,a las gaviotas como libertades costeras, como fugaces sígnos de vida en la mar, como minúsculas huellas de salitre en las dunas de arena; y mientras escribe eso,por detrás de sus hombros, una gaviota detiene el aire de alas en la ventana...


Blues de Nadal...


Los arboles suspiran a las estrellas
y el viento escribe rayas de escarcha
sobre la luminosa piel del agua.
Todo es misterio y claridad extrema.
Vuelve Navidad... y vuelve la pregunta...
Clamar la paz con las palabras
mientras con los actos hacemos la guerra?



Metal y miel...


Es un caballero de hierro,
de hierro,
cobre y latón,
pero tiene el corazón de nata,
de nata, miel y algodón,
y hoy me trajo una rosa,
una rosa
y un bombón...



La carta ...








...Dice que en Ontario llueve,
que el cielo se ha desparramado,
que desde lo alto
han descendido sueños
en forma de aguacero.

Dice que triste,
que la seta y el tomillo
han aprendido a nadar,
que el paraguas quizás
el próximo año se jubilará.
Dice que pronto,
que le teja de nuevo
el jersey del invierno,
de color de granada,
de arce, de viento.
Dice que sí,
que ahora el día es más corto
y que nada,
que la nariz le enrojece en la nevada,
y que la noches son más oscuras
y más largas sin mi.
Dice que mal,
que ya tarda menos en volver
porque la alondra y la brisa
me extrañan a rabiar,
y que nos quitaremos los calcetines,
para secarlos en la estufa
y este frío se pasará.

Dice que vuelve mañana,
que su vida es retornar,
que la luna es de nata,
y que el sol es un turrón
que iremos a desayunar...


Tanta lluvia...



No pega nada con tanta lluvia,
ni la zamarra de capucha rosa
y botones de nácar
que él me regaló,
y ni siquiera mis amadas
botas rojas bublegomers italianas.

Tampoco encienden las cerillas
ni las varitas de leña,
y empaparse pone de nervios:
yo me pongo rara
como si me acabara de dar un cabezazo
contra la lluvia bautismal
y él venga a mirar el cielo,
extrañadísimo
y dudosamente conciliador
con la naturaleza y su maniática sonrisa
de solecito veraniego
ignorando olímpicamente
los cántaros de lluvia derramándose.
Ah,
se me olvidaba decir
que por fin arden los leños
y que la noche, a pesar de todo, la pasamos juntos,
raros, y avivando el fuego...


Que lo signe la poesía...








Que la poesía abra
todo umbral clausurado,
que crezca y que germine
creciéndose en la inmensidad del espacio,
que sea crónica,cotidiana
y para todos accesible,
que nos musique los recuerdos,
y nos coreografíe los porvenires.
Que acune los llantos,
engendre las risas
y nos lleve de la mano por los caminos,
que envuelva con sonidos de alegría
y nos barnice de esperanza
el pensamiento.

Que mejor sea la poesía
la que firme su verdad
en los tratados de paz,
en los decretos de los tribunales,
en los discursos de todo el año,
en los proyectos y borradores,
y que signe cada carta y cada e-mail
con su rúbrica de vida,
y que selle con su diáfana luz
todos, todos los actos de bondad ...


Llera...









Mi pueblo es un viejo terco
con naranjos secos en las manos
y es el fantasma de una niña
que canta en el río,
y la risa de un violín en la alborada,
y ese pariente con quien sentir ternura
y es un monte que besa el azul
desde hace mucho tiempo...

Mi pueblo es una bochornosa tarde de verano,
y un papalote verde sobre la arena,
es la lluvia fina de noviembre.
Mi pueblo es un venadito cola blanca
abrevando su sed en el estero,
es la inmensa luz del Guayalejo
refractando en sus aguas diafanas, el Cielo,
y es la pereza del domingo por la tarde,
y es la mamá y el papá y los hermanos
pelando cacahuates bajo el manzano,
y es la dicha perfecta en el recuerdo...
Y es mi pueblo un cementerio de azúcar
echando la siesta,tendida su muerte
en la ladera de un cerro...
Mi pueblo es un pasado de esfuerzo
y es un futuro incierto,
como una zorrita herida,asustada,
huyendo por los huertos,
y es sangre y mariguana,
desecando los naranjales
con un virus de tristeza,
pero mi pueblo es mi voz y su voz,
en mi pequeña muerte
y en su muerte infinita y doliente
es grito...

Mi pueblo es un conjunto de silencios
y de muertes...
Mi pueblo eres tú y tú y tú
y toda esa otra gente que no conoces,
y tus secretos y los secretos de los demás
que han quedado guardados por siempre
en las anónimas fosas.
Mi pueblo es pequeño y desamparado,
es tierra de nadie.
Pero mi pueblo es todo:
el principio y el fin,
la luz y la sombra,
la voz y el silencio,
los días ebrios de sol tamaulipeco
y sus frías noches alunadas...





Las hadas

El hada de Invierno
despertó temprano:
escuchó una hoja
caer en su patio.

Se vistió de luz,
arregló su armario
sacudió tres fresnos
y siete castaños.

Escribió unas cartas
a las mariposas:
Si no vuelan pronto
no tendremos rosas.


Fue a tocar la puerta
de las azucenas:
estaban dormidas
después de la fiesta.

Todas despidieron
al hada de Otoño
que había trabajado

como nunca ese año.

El hada de Invierno
le dio un par de besos
la llevó a la puerta
le puso el sombrero.

Dio un largo suspiro
y se fue el otoño
dejando un poema
y un ramo de nardos...


14.12.11

Sirenita...



Pasadas las siete
en una pleamar
una sirenita
llega a mí ciudad.

Es como un sueño.
Es como el mar.
Con los ojos verdes
y el pelo azafrán.

Esta muy cansada
de tanto nadar
las azules aguas
de la inmensidad.

Me dice un secreto,
me deja un coral,
y cantando una copla
se vuelve a la mar...



Lo que arde...






En eso que arde de ti
combustionando sueños,
y en tu corazón incendiario.

Porque yo no creo
en nada:
sólo en eso.

Sólo creo en lo que arde.

En el limón partido
del que salta Ernesto
escupiendo a los burgueses.
En el caimán abierto
del que surgen Lucio y Genaro
incandeciendo las banderas.
En Buenaventura riente
que suelta sus brazas tiernas
en las calles de Barcelona.
Sólo creo en lo que arde,
como las pirómanas palabras
de los abuelos y su herencia
de fuego.
Sólo creo en eso.
En lo que arde.
En el cristal que se sueña
huir de su ventana,
aún estallando en mil pedazos.
En el gato que se estira
buscando su leopardo.
En el mayo de acampadas.
El mayo.
El que arde.
Cómo ardía la libertad. La igualdad.
La justicia. Ardiendo. Como
ardían en el corazón de mis padres.

Verdad.
Ardía la verdad. Porque
la verdad es ardiente.
Todo
lo que arde
es
Verdadero.


Pájaros...






Aquí algunos refranes catalanes sobre las aves,porque en Catalunya ellas son las dueñas del cielo...


A cada pajarito le gusta su nidito
Dios envía grano al campo donde van los pájaros
Con el cantar se conoce el pájaro y con el hablar el cerebro
Añada de aves, añada de hambre
Bella pluma y bello canto, bello pájaro
Cada campo quiere su cultivo, como cada pájaro su nido
Al nido más feo,el pájaro lo hace bello
Cada pueblo su lengua, cada pájaro su canción
Callar es provechoso a las gentes y los pájaros
Cuanto más pequeño es el pájaro, mejor la tonada
A veces, los hombres son como los pájaros,la cagan a cada rato
No se debe dejar de sembrar por miedo a los pájaros
De los pájaros de allá, el peor es el de acá
Dos pájaros en una espiga no hacen liga
El toro para labrar, el pájaro para volar
El moscatel alarga el canto del pájaro
El primer trigo es para los pájaros
La abubilla, pájaro de buen tiempo
Los pájaros de un mismo vuelo, todos a beber en la misma fuente
Los pájaros, en otoño, gordos como tordos
Es de poco cerebro arreglar la jaula sin tener pájaro
Lluvia y luego barro...Junta de pájaros
El veranillo de San Martín los pajaritos hace venir
El hombre nace para andar y el pájaro para volar
El pájaro con el cantar y el pescado con el nadar
El pájaro madrugador, encuentra el gusano primero
El pajarito en el bosque vuela sin descanso,y en la ciudad,no deja el tejado
Las ventadas de octubre matan la oruga y se llevan a los pájaros
Mal va el pájaro que queda en el nido
Más vale pájaro de bosque que de jaula

Por las plumas en la mano, se que pájaro va volando
Milagros del mar,: los pájaros nadar, y los peces, volar
No todos los pájaros conocen el buen granoNavidad en jueves, pájaros grandes y nieves
Pájaro con nido, fácil de encontrar
Pájaro cansado de volar, a menudo se deja cazar
Pájaro de pico ancho, come poco y caga mucho
Pájaro de pico encorvado, guardate como del diablo
Pájaro y flor, en Abril buscan su amor
Pájaro que se cría en el agua, al agua pía
Pájaro que escucha el reclamo escucha su daño
Pájaro que muda, por donde pasa deja pluma
Pájaro que vuela, a la cazuela
Pájaro sin alas es bueno con patatas
Pájaro viejo no entra en jaula
Pájaros con grandes vuelos, mucha nieve y poco sol
Pájaros de paso y en vuelo raso, lluvia segura
En enero, no hacen nido ni los pájaros de juguete
Por la Candelaria, aves en la pajareraSi los pájaros no vinieren, el trigo no creciere
Más vale un pajarito en el balcón que una cigüeña en el tejado
Vuelo bajo de pájaro,vine la lluvia y el trabajo
Si en otoño, vas a la montaña a pasear, muchos pájaros verás pasar
Más difícil es cazar al vuelo, que en el suelo
Por la pluma y la canción conocerás el pájaro
En San Miguel, para el pájaro higo y miel
Por una pluma que pierda el pájaro no se queda sin volar
Los pájaros juegan,cuando el gavilán se hace viejo
Cuando noviembre es terminado, todos los pájaros de invierno ya son llegados
Cuatro cosas hay que hacen el mundo más bello: la mujer, la flor, el agua y el pájaro
Que viva la libertad!, Grita aquel que, en su casa, mantiene un pájaro enjaulado...


El vol...











Voldria ... res ...

tonteras ...
Com ser un vers que fos d'una papallona rara, una papallona que volés sobre la teva vida, i lleugera carícia revolar sobre el teu cos càlid de foguera i per fi un petó enorme reposés -Com en una flor blava de la prada- sobre la línia ferma de la teva cara ... voldria fer un vers amb ales i que qual una papallona rara revolar, sense fi, sobre la teva vida, sobre el teu cos, sobre la teva cara ....


El silencio y la palabra...


Cuando el silencio
enciende las luces
de la palabra justa,
ésta mejor se escucha,
y es la que place o se sufre
cargada de milenios,
la que otorga hermosura,
la flor del pensamiento...
En ese momento
de la clara armonía,
de la mejor tristeza,
de la entera alegría.
Es el gran fundamento
que ronda a la grandeza:
tu palabra y la mía
habitan el silencio.
Por eso la palabra
debe ser pronunciada
como una ceremonia
con aire de campanas,
una fiesta del alma,
farol del pensamiento,
porque fue generada
por el mejor silencio...


El araña...


...Mi amor por ti es esdrújulo,
amigo arácnido.
Por tus rojísimas antenas
Iguales al crepúsculo.
Quiero un deseo mágico,
Único: que me quieras
de un modo translúcido...
Te reirás de mis rústicas súplicas,
Amadísimo insecto?