26.1.12

Exilio...



...Estalla la poesía de tu piel como la miel en un cedro
mojado; te veo y eres la luz, el brote oloroso que abre las ventanas de un día feliz.
Ya ves, aquí me tienes jugando con los grillos del alba
porque a un lado está tu pecho encendido,
y las manos se te posan en mi pelo cansado
y entonces nunca ha existido cansancio en mí;
todo lo renuevas, te estableces en mi corazón y allí
fundas la casa
con guacamayos blancos, viento y sal veracruzana,
y la vainilla vuela exasperada por su aroma
y el mar sonríe grandioso
ante esa mirada tuya que a todo le pide cuentas:
al amor, a los encantados caminos,
a los dioses de fuego que alumbran tu alma de pirata
y tu saudade de exiliado...
Siento que sufras bajo las nevadas de Europa,
que te falte espacio para cambiar esas lágrimas
por las de tu luna de plata,
pero el tenerte aquí, el vivir junto a un nagual único, inextinguible,
es fundar la casa
bajo un diluvio de estrellas que nunca se apagan,
en una dicha perfumada
de sol,de selva...
de patria...


No hay comentarios:

Publicar un comentario