26.1.12

Inolvidables...







...Eran lentos como lagos.
Navegaban en sus viejas melodías,
bajo las hojas tristes,
y eran tan grandes y tan frágiles sus voces.
Los abuelos eran ríos profundos,
verdes pozas antiguas,
piedras pulidas de la orilla...
Arena espesa eran sus ojos.
Y flores sabias desgajaban sus risas.
La brisa tenue en sus manos.
Entre historias y consejos,
en su sonrisa de pañuelos blancos
vi encajes y adioses lejanos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario