28.3.12

El camino de la Vaca Amarilla...











Muy temprano el Sensei  cruzó los lodazales con sus sandalias celestes atadas a sus pies con cordones de pétalos de lirios, estrenándolas con la arcilla del estero. Se abría paso entre la maleza hasta que topó a medio camino con el templo de Jalum, la Vaca Amarilla,mientras graznaba el dios pájaro como un relámpago silencioso.
Los discípulos que seguían dificultosamente  al ágil Sensei, y que en las cegueras de sus egos no distinguían entre una petunia y una tortuga, quedaron atónitos,y en silencio...El Sensei,el río y el sendero fueron iluminados por un sol tornadizo...Eran gloria las hojas verdes bajo la luz matutina de la montaña y los pensamientos de todos fueron peces de colores dando vueltas en el vacío de musgos y rocas del infinito tao del río.
Y cuando los ojos de todos se agrandaron hasta las cuevas,y la iluminación de esa belleza estaba a punto de abrirles a todos el tercer ojo,el Sensei, disolviendo los egos como siempre, ,musitó su sabiduría:
-Rejoder, cómo me duelen las patitas!!!...A qué tonto del culo se le ocurre estrenar babuchas con este fango apestoso a estiercol de vaca cagona...!!!
Y desde ese día, al camino de la Vaca Sagrada no lo recorre nadie excepto las moscas ,los escarabajos y el  crepúsculo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario