27.3.12

Hay poemas...


Hay poemas que son heridas.
Hay poemas de cuidado
con el perro...
Poemas
que son un relámpago perpetuo.
Por ejemplo, un niño
que muere en un incendio
y sabemos que algo del universo
ha sido arrancado...
Hay poemas que son distancia
o una cruz anónima en la tierra
y ahí el vecino
es un oscuro esqueleto.
Hay poemas que acumulan
 épocas oscuras
y de tanto rojo
se lloran con tinta sangre.
Hay poemas que han llovido
sus palabras falsas
de patrias suaves
 sobre nosotros
mientras el pan
 de la vida
se nos ha reducido
a tierra seca.
 Hay poemas fantasmas
de cuerpos putrefactos
que signan con dedo de fuego
a los lagartos que están engañando
 a los coyotes que ahora nos mandan
Hay poemas sombras
que se avergüenzan
 ante el corazón de los ancestros.
Poemas que manchan
 el cómodo manto
 de los cobardes.
Hay poemas altavoces
destructores
 maldiciendo a la injusticia,
y a su madre.
Hay poemas en el corazón
de mis raíces,  
 donde pulsa la ardiente cólera.
 Hay poemas sitiados
por un muro de olas negras.
Hay poemas asesinos de ignominias
que matan a la traición con un palo.
Hay poemas que son el rumor
 de un pueblo que dormita
en su cárcel de ceniza.
Hay poemas hoguera
donde se quema ese mundo sombrío
y hay poemas diamente
de Libertad  resplandeciente,
que terminan rotos
en el cesto de basura...


No hay comentarios:

Publicar un comentario