14.2.13

Azucenas...


Sonia me ha mandado desde Veracruz unas macetas de azucenas,por lo que mi jardín está envuelto en azucenas como si no fuese  invierno... Flor purísima es ésta, con una blancura  que llena el espíritu de alegría sublime... Su alba corola va como en un  desfile de carnaval por las calles del sol veracruzano..

Miro las azucenas  y memoro México ... y también  esas antiguas fotos de boda que tenía Sonia en su casa. Novias del  art nouveau... Es que esas novias parecían, con su vestido blanco, unas azucenas... Llevaban todas un ramo de estas flores, sugeridoras de vagos erotismos... Las imagino luego, desenvolviendo su puro corazón de miel y polen de su atavío, para mostrarse en plenitud de desnudez nupcial a su esposo...

Copas de plata levantadas al alba, las azucenas  se llenan de rocí­o. Son pequeñas  fuentes colmadas con el agua que destiló la noche. Bien quisiera bañarme en esa dulce agua, para enjuagar en ella los hilos del alma. Pero dejo que las flores sigan  en su quietud. Se debe merecer la belleza... Si alguna vez logro merecerla, esa belleza vendrá envuelta como una dulce  azucena  mexicana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario