9.3.13

Un mal perdedor...
















El Sensei navega entre unas casillas azules y blancas que son una pasada. Se sabe perseguido por un alfil, pero bajo el agua, no logra recordar las leyes del ajedrez, (si alguna vez las ha conocido).
Pasa el tiempo y flota inmóvil en una mar calma...: es que dormita y sueña con finales paradójicos, y teme despertarse convertido en un monstruoso elefante marino con orajes, ridículamente pequeñas, tumbado sobre un divan de psicoanálisis... En el sueño él no se llama Sensei, sino Gregorio Samsa y tiene una larga trompa ... Pero no está dormido,sólo esta absorto pensando, mientras refunfuña: "No tengo salida, la  situación es kafkiana, sin lugar a dudas..." Cuando abre los ojos, una sirena negra, un caballo de mar y un faro forman una red mortal a su alrededor. Sus peones yacen borrachos, tumbados y riendo estúpidamente de un rotundo jaque mate que Asumpta ...
 -Todo esto es muy absurdo -dice-. y abandona enfadado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario