20.8.13

Llegando tarde...

 No es excusa,es sólo la verdad: llego tarde a la cita porque un recuerdo artero me sorpendió por la espalda.El muy cabronzuelo se me echa encima cada vez que paso por la cocina y huelo el aroma de las naranjas.
-Te espero junto al río Infancia-, garabateó hoy, sobre el baho del cristal.
 Como era temprano,acepté ir,porque tampoco era cosa de amilanarme,no? asi que le dije con voz bien alta:
-Vale,vamos,pero sólo un momento,porque tengo una cita muy importante...
Así que me apresuré a guardar junto a sus serios documentos, mi vieja muñeca,mis estampas, la tirachinas, tres piruletas de naranja muy sabrosas...(bueno, tengo que reconocer que se me escurrieron un poco sobre la blusa,de ahí estas manchitas...).
Para no hacerla larga le diré que me entretuve cazando grillos,contando golondrinas y tirando piedrecitas al agua ...
Por eso fué que llegué tarde,y reconozco que ese es justamente el problema de haber tenido una niñez...

No hay comentarios:

Publicar un comentario