22.9.13

El volcán...















Por millones de años desafiante,
áspero su glaciar de hielo negro,
el volcán despedaza las nubes
con sus bocanadas
de sílex,de cenizas,y granito.
Tremora y ronca
encerrado en sus fronteras,
con una fuerza temible, por siempre,
inacabada.
Mira y si no crees en la constancia
del volcán,
escúchalo una vez,
oye su voz de roca enorme,
mascullando sus secretos
al más extenso de los valles,
como una trompeta profunda
y en sordina...
Resume en su cráter
 todos los ecos de la tierra,
late su sangre magma
desde todos los veneros de las sombras,
de los precipicios,
de las laderas.
Tose entonces y despierta
al menos por un segundo
el cíclope de piedra...
y ruge...!
Su novia, la montaña dormida,
en la luz, continúa impasible,
idéntica a sí misma, anciana
y sin embargo eternamente joven
con cabellera de cascadas,
con  nieves desbordantes
como gélida mortaja...
Impávida, la piedra permanece piedra
y ni sus rocas indiferentes
devuelven al valle
los ecos de su vecino,
el volcán que humea
entre  bramidos...

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario