18.1.14

Pedernales...












Si quiero atraer a un guerrero chippewa que hable el idioma de su tribu,luciré
el cabello trenzado con lluvia y colorines,y jugaré con él la carrera mokewa en el campo nevado,bajo las frondas de los maples. O llevaré suelto el pelo y sin peinar sobre la manta del inukshuk donde nos tenderemos a mirar las auroras verdes del bòreo invernal... si quiero atraer al chamán guerrero,me pinto los labios y los pezones con jugo de grosellas y dejo que me suba a su camioneta en el rincón más oscuro de la reserva deWendake  y que en ella me enseñe todo acerca de su cuerpo oscuro.
Cuando quiero que el hombre-medicina me haga caso, me pongo su camisa roja que huele a pow wow: a humo de fogata, humo de pan lakota, humo de tabaco, humo de artemisa, humo de yerba,humo de bosque , humo de wendigo, humo de meteoro,humo de incendio, humo de dos cuerpos que se frotan como pedernales...

7 minicuentos de amor...












1-Tan estrecha era la calle que tuvieron que besarse.
2-Érase una pareja de termitas tan culta y romántica que se fueron a vivir a un libro, y comieron poemas para siempre.
3-Cuando el dragón fue a besar a la princesa de papel, le prendió fuego con sólo suspirar.
4-La princesa fue rescatada. El dragón ya no tiene quien apague sus besos de fuego.
5-Él era papel y ella piedra, y en vez de ganarle, la abrazó
6-.Él llevaba hermosísimos microcuentos en los ojos, y por eso, aquella tarde de lluvia, una gota llevó a la otra.
7-Y descubrieron una máquina para detener el tiempo;y la activaron por accidente al juntar sus labios...

 

17.1.14

Com aquesta papallona...







La Rebel · liò és com aquesta papallona que dirigeix ​​la seva vol cap a aquest mar sense illes ni roques . Sap
que no hi haurà on posar-se i , no obstant això , el seu vol no titubeja . I no , ni la papallona ni la rebel · lia són ximples ni suïcides , el que passa és que saben que tindran on posar-se, que hi ha per aquí un illot que cap satèl · lit ha detectat . I aquest illot és una rebel · lia germana que , és segur , sortirà a la superfície just quan la papallona , és a dir , la rebel · lia voladora , comenci a defallir . Llavors la rebel · lia voladora, és a dir , la papallona marina, passarà a formar part d'aquest illot emergent , i serà així el punt de suport per a una altra papallona que ja emprèn el seu vol decidit rumb al mar. La cosa no passaria més enllà d'una curiositat en els llibres de biologia , però , com va dir Lorenz , el aletejar d'una papallona sol ser l'origen dels grans huracans . Amb el seu vol , la rebel · lia voladora, és a dir , la papallona , està dient No a la lógica.No a la prudència . No a la covardia . No al conformisme . I res , absolutament res, serà tan meravellós com veure la gosadia d'aquest vol , apreciar el desafiament que representa, sentir com es comença a agitar el vent i veure com , amb aquests aires , no són les fulles dels arbres les que tremolen , sinó les cames dels poderosos que fins a aquest llavors pensaven , ingenus , que les papallones morien mar endins . Doncs és sabut que les papallones , com la rebel · lia , són contagioses .
I hi ha papallones , com rebel · lies , de tots els colors . N'hi ha blaus, que es pinten així perquè el cel i el mar se les disputen . I n'hi ha grogues , perquè el sol les abraci . N'hi ha vermelles, pintades així per sang rebel . N'hi ha marrons , que porten així en les ones el color de la terra . N'hi ha verds , que és com sol pintar l'esperança . I n'hi ha negres , com les senyeres de l'anarquia . I totes són pell , pell que brilla sense importar el color que les pinti .I hi ha vols de tots els colors . I hi ha vegades que s'ajunten papallones d'arreu i llavors hi ha arc de Sant Martí . I la tasca de les papallones , ho diu qualsevol enciclopèdia que es respecti , és portar el arc de Sant Martí més baix de manera que els nens puguin aprendre a volar . I , parlant de papallones i rebel · lies , se m'acut que , quan estiguin tots vostès en el circ , o sigui al jutjat , i el jutge els pregunti que què feien a la revolta del carrer , vostès responguin : volar ...


Los niños del pueblo...





Los niños del pueblo,
moquientos, lagañosos,
sonrientes sin motivo,
tosijosos,desde temprano.
atraviesan los tendederos
de faldas con flores de la madre,
la abuela, las hermanas solteras
y salen al patio donde el sol
ya impone su reino
a los charcos que anoche
olvidó la lluvia.
Animalitos desordenados,
 los pollos, el totol ruidoso,
el perro, el cochino
chino,andan averiguando
de dónde va a caer el desayuno.
Hambrientos los seres
y el vapor caliente,
desperezados y listos
 para abrazar las milpas,
las veredas y las hachas.
Las mujeres muelen poco grano
y amasan el origen de la fuerza.
Los niños tosen, riendo.
Los perros ladran perezosos
por mera formalidad.
Y una calandria
como loquita canta huapangos,
y dibuja su voz las nubes:
un niño apunta la tirachinas
y allá va, a cazar el aire,
 tamaña pedrada...
La mañana de la Sierra,
 olor a tierra,a lluvia,a río
y los niños del pueblo juegan
 a que sueñan manjares
para desayunar...

16.1.14

Guayalejo...








Serpenteas
sobre el caracol
de la piedra
y haces la arena
con el golpe suave
de tus aguas.
Navegas
con el sol
entre caricias
del viento.
Las calandrias
cantan sus amores
entre el ramaje
de tus riberas.
Guayalejo manantial
te brotan los versos
pues tus aguas
no tienen dirección
sino hermosura,
das lecciones claras
a la sierra y le pintas
por cada sueño, un color,
mientras elaboras
el destino intacto
de tu espuma.
Llevas mi canto al mar,
Guayalejo,
y las voces de cristal
de las cigarras.
Y el gris zenzontle
te despierta,
río hermoso,
para que tu torrente
alivie la sed
de los jilgueros...



La escuelita del pueblo...






En el interior
de la escuelita del pueblo
mi corazón vuela
Niñas con faldas coloridas
zapatean
entre el polvo del tablado.
Los cohetes truenan.
Hacen tambalear mi cuerpo.
De la mano de mi madre
oigo tocar el huapango.
Suspiran las flores del naranjal
con el lamento de un violín.
Puesto que seré vista
en el bailable de la escuela
mi madre me ha cosido
una cuera azul de brillantes
cintas blancas en los brazos
y en la espalda.
Traigo falda de mezclilla
y llevo trenzas
bajo mi sombrero blanco.
Mis botas nuevas
traen ganas de bailar,
el son de fiesta,
son huasteco
de mi memoria
más profunda...

Giralua... girassol...

Tenho um girassol que fala
Que gira e dança em torno do sol;
É como a trança que trago
Enlaçada no meu cabelo cor de mel:
- Quando o chamo, é palavra que afago.

Tenho um girassol que brinca
E corre e salta as pocinhas da água do mar;
É como o tesouro que trago
Comigo, a estrela pequena que arrumo ao deitar:
- Quando adormeço já tenho um luar,
E a estrela abrigo.

Tenho um girassol dentro de mim
Que gira e dança e fala de papo cheio;
É meu irmão, minha irmã do meio
O sol que gira pequeno:
- Tenho um girassol que trago comigo,
E comigo vai, comigo veio
Para qualquer lugar.

Tenho um girassol, que gira comigo
Mesmo ao luar...



15.1.14

Bicicleta...












La bici sigue a la Cleta
por una ave siempre nida
y una trom suena su peta...
Qué canción tan perseguida!
El ferro sigue el carril
por el alti casi plano,
como el pere sigue al jil
y el otoño a su verano.
Detrás del hori va el zonte,
detrás del ele va el fante,
corren juntos por el monte
y a veces más adelante.
Allá se va el corazón
en aero plano plano
y con él va la canción
escrita en caste muy llano...

(Del llibre Chamario, editat per Ekaré)

Sencillamente hoy...







Hay días
que pueden ser
penosos...
Pero aún así,
cada día
renace la luz
de la rabiosa noche,
y las nubes blancas
se forman en el cielo
como las almas
ávidas de sol,
 o corren a la mar,
libertas de lluvia.
Sin embargo
algunos
de todos esos días
pasan ligeros,
y casi no se sienten.
 Y  hay días que
llegan,
 y ésos
son inolvidables.
 Se les oye venir
con el soplo del viento
que anuncia la llegada
de una alegría nueva.
Horas luminosas
que jamás llegan tarde.
pues su amanecer
y su mediodía
son muy puntuales.
 Así llegan al corazón
a la primera hora matutina.
sin recuerdos
ni promesas:
Ni ayer ni mañana.
Sencillamente
hoy...





14.1.14

Hivern...










Estimo la quietud dels jardins
i les mans inflades i vermelles dels manobres.
Estimo la tendresa de la pluja
i el pas insegur dels vells damunt la neu.
Estimo els arbres amb dibuixos de gebre
i la quietud dels capvespres vora l'estufa.
Estimo les nits inacabables
i la gent que s'apressa sortint del cinema.
L'hivern no és trist:
És una mica malenconiós,
d'una malenconia blanca i molt íntima.
L'hivern no és el fred i la neu:
és un oblidar la preponderància del verd,
un recomençar sempre esperançat.
L'hivern no és els dies de boira:
és una rara flexibilitat de la llum
damunt les coses. L'hivern és el silenci,
és el poble en silenci,
és el silenci de les cases
i el de les cambres
i el de la gent que mira, rera els vidres,
com la neu unifica els horitzons
i ho torna tot
colpidorament pròxim i assequible...