7.4.14

Libre...




Fui concebida bajo una bandera negra:
mi madre sacrificada al rayo
mi padre inmolado a  la noche
Extranjera crecí
y nunca coseché mi trigo,
jugué con la arena
 por mucho tiempo
Y cuando me hice fruta
Supe lo que me esperaba.
Y desde aquel día me reencarno
en cada nube y viajo.
El deseo es mi camino
y la tormenta mi compás.
Gemela de la pleamar
y de la baja marea
De la ola y de la estrella
De la abstinencia de la luna
 y de sus ritmos.
Yo no vivo en ningún sitio:
mi dirección es lo inesperado.
Navego como el pez salvaje
 por esta extensión,
en mi sangre hay fuego
 y en mis ojos chispas.
Voy en busca de la libertad del viento
que dominan todos los gitanos.
Corro tras una nube verde,
bebo con los ojos miles de imágenes,
voy a los confines del viaje.
Navego hacia otro espacio
sacudiéndome el polvo,
olvidando mi nombre,
los nombres de las plantas
y la historia de los árboles,
huyendo de este sol que me azota
con látigos de inquietud,
huyendo de ciudades
dormidas durante siglos
bajo los pies de la luna,
vuelvo hacia el sol.
dejando tras de mí ojos de cristal,
y un cielo de piedra
 partido por la lluvia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario